Fiscalía abre diligencias por el papel de la Xunta en los incendios de verano

Ourense, 13 oct (EFE).- La Fiscalía de Medio Ambiente ha abierto diligencias a raíz de una denuncia presentada por la plataforma “Por un Monte Galego con Futuro” que señala a la Xunta de Galicia como responsable del «desastre ambiental» registrado por la ola de incendios de este verano.

Según ha explicado esta plataforma, que está conformada por numerosas entidades medioambientales, el Ministerio Público da respuesta de este modo a las denuncias presentadas por estas entidades e «incoará diligencias» al objeto de determinar la posible comisión de un delito contra el medio ambiente de los artículos 325 y 326 del Código Penal, relativo a la protección de la flora.

La Fiscalía recuerda que en conocimiento de un “hecho aparentemente delictivo, bien directamente o por ser representada una denuncia o atestado, practicará ella misma u ordenará a la policía judicial que practique las diligencias que estime pertinentes para la comprobación del hecho o de la responsabilidad de los partícipes en el mismo”.

La plataforma acusa a la Xunta de «dejadez» ante la ola de incendios registrada los pasados meses de julio y agosto, que produjeron «graves efectos» en los montes y ecosistemas de más valor de Galicia.

En este caso, su denuncia apunta directamente a la Consellaría de Medio Rural por «inacción» ante los incendios que «arrasaron ecosistemas de gran valor» como el Parque Natural do Invernadoiro, el Macizo Central ourensano, la sierra del Courel, o la comarca de Valdeorras, entre otros.

Desde la plataforma, advierten de que estos incendios se agravaron «debido a que la mayoría de trabajos de prevención están sin hacer».

“Falló la prevención y tras los primeros focos iniciales, no se actuó en tiempo y forma con los medios suficientes para intentar controlar su expansión y minimizar los efectos de los incendios tanto en los ecosistemas como los daños económicos y sociales”, ha apuntado el portavoz de la plataforma, Xosé Santos, quien ha reprochado además que la Xunta aún no ha adoptado ninguna medida para reducir el daño causado.