Galicia amplía las rebajas fiscales

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha anunciado este martes que Galicia amplía las rebajas fiscales para el próximo año, entre ellas, las deflactación del IRPF para rentas menores de 35.000 euros con efecto desde el 1 de enero de este año, lo que supondrá un «ahorro» de 46 millones para rentas medias y bajas en la próxima declaración.


Rueda ha hecho este anuncio en una comparecencia en el Parlamento para avanzar las líneas básicas de los presupuestos de la comunidad, que aprobará y remitirá a la Cámara el próximo mes, y que también contendrán la bonificación del 50 % del Impuesto de Patrimonio, medida muy criticada por la oposición, BNG y PSdeG.


Durante su intervención, el presidente gallego ha defendido que es posible «rebajar impuestos» y «garantizar el funcionamiento óptimo de los servicios públicos», así como mantener una senda fiscal «propia», independiente de la del Gobierno y también de otras autonomías.

«Es un debate falso decir que bajar impuestos pone en riesgo los servicios públicos. Lo fundamental para mi Ejecutivo es preservar el funcionamiento de estos servicios y, a partir de ahí, no pedir a las economías domésticas, a los autónomos y a las empresas más de lo que sea necesario (…) Lo tenemos claro y por eso la gente nos vota».

Alfonso Rueda, presidente de la Xunta.

Rueda ha enumerado distintas medidas desde que el PP regresó al Gobierno gallego en 2009, que han supuesto un «ahorro» de 1.200 millones para los contribuyentes y ha recordado algunas de las que aplicará el próximo año, a la vez que ha insistido en que Galicia amplía las rebajas fiscales para el próximo año.


Así, entre otras, la equiparación fiscal de las familias con dos hijos a las familias numerosas y la bonificación de 250 euros por cada hijo a partir del tercero, medidas que tendrán un impacto de 18 millones de euros; así como una nueva rebaja del IRPF del primer tramo, del 9,4 % al 9 %, lo que supondrá «un ahorro» de otros 16 millones de euros.


Además, Rueda ha denunciado la «pasividad» con la que cree que actúa el Gobierno central tanto ante las dificultades de la sanidad pública, como respecto al reparto de fondos europeos o ante el veto de la UE a la pesca de fondo en 87 zonas.

Críticas de la oposición


Ninguna de estas medidas ha convencido a la oposición, cuyos portavoces, Ana Pontón (BNG) y Luis Álvarez (PSdeG), han señalado que las líneas básicas de los presupuestos de la Xunta para 2023 incluyen rebajas fiscales para «los amigos del PP», evidencian un «ataque al bienestar de los gallegos» y no sirven para «dar protección a la mayoría social frente a las consecuencias de la pandemia sanitaria y la crisis derivada de la invasión de Ucrania«.


Pontón ha lamentado que Rueda no opte por aplicar en sus primeros presupuestos al frente del Ejecutivo gallego una «redistribución justa de la riqueza» que suponga blindar los servicios públicos y ha reprochado que la elaboración de las cuentas del próximo ejercicio no hayan tenido en cuenta a las «familias que ya están en números rojos».


En su opinión, las medidas avanzadas son «un insulto a la mayoría de los gallegos» porque con anuncios como la deflactación del IRPF lo que pretenden, ha enjuiciado, es «engañar a la gente», ya que supone un ahorro de ni cuatro euros al mes y que no permite caminar hacia una fiscalidad justa.

Pelotazo fiscal


También ha cargado contra la bonificación del 50 % del Impuesto de Patrimonio, que ha tachado de «pelotazo fiscal» y de ayuda «a los ricos» mientras que, por otro lado, suprime medidas tan necesarias como la Tarjeta Básica, que contribuía a atender las necesidades más elementales de personas vulnerables.


Álvarez, por su parte, ha lamentado que pese a una intervención por parte Rueda plagada de «intenciones», hay que «hacer un ejercicio de imaginación» para creer que se pueden reforzar los servicios públicos o garantizar el sistema de bienestar mediante rebajas fiscales para los más ricos como las que contemplan las cuentas del próximo ejercicio, y ello pese a que «la Xunta nunca tuvo una capacidad tan favorable de disponibilidad presupuestaria».


Pese a ello, según Álvarez, el Gobierno autonómico presidido por el PPdeG ha decidido «ayudar a quienes no tienen el más mínimo problema para llegar a fin de mes» con la bonificación hasta el 50 % del Impuesto de Patrimonio anunciada la pasada semana y que el socialista ha pedido retirar.


«Señor presidente, renuncie a esa medida y recupere los ingresos que va a perder», le ha dicho, ya que con esos más de 30 millones de euros que no llegarán a las arcas públicas se podría contratar a cientos de médicos y de profesores que permitirían mejorar los servicios públicos esenciales, ha considerado el diputado socialista.

Tiempos inciertos


Además del propio Rueda, también ha replicado a los argumentos de la oposición el portavoz del PPdeG en el Parlamento, Pedro Puy, que ha criticado la «incoherencia» y las «trampas» de los grupos de la oposición, que intentar tapar el «ejercicio de transparencia» del presidente gallego y ha destacado que dado que Galicia amplía las rebajas fiscales las ayudas llegarán al 95 % de gallegos.


En su intervención, Puy ha considerado que el Gobierno gallego está haciendo el papel «que tiene que hacer», que es apoyar a las familias, y ha defendido que las prioridades de las cuentas públicas son las «adecuadas» para el momento actual y marcan el rumbo de Galicia y un «proyecto de país».


Rueda ha abundado en los tiempos «inciertos» e incluso «turbulentos» que se ciernen sobre la economía y se ha comprometido a defender los intereses de Galicia y a «apoyar» a sus ciudadanos para que tengan un futuro mejor.EFE