Galicia prepara una ley que permitirá regularizar edificaciones en el litoral

Santiago de Compostela, 15 dic (EFE).- La Xunta de Galicia ha dado el visto bueno este jueves al anteproyecto de ley de ordenación de litoral de Galicia, que permitirá regularizar edificaciones e instalaciones ya existentes en la franja costera, así como la instalación de parques eólicos marinos.

La Xunta espera que Galicia se convierta, con la aprobación de esta ley el año que viene, en la «primera comunidad» en regular esta franja costera frente a la normativa del Gobierno central, que las autoridades gallegas consideran que solo aporta «inseguridad jurídica» y falta de «concreción».

Así lo ha asegurado el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en su comparecencia tras la reunión semanal del Gobierno gallego, en la que ha recordado que Galicia ha reclamado al Estado la gestión de su dominio público-marítimo terrestre y «no tiene respuesta», por lo que espera que el Ejecutivo central no recurra esta normativa.

La conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, ha asegurado en la misma comparecencia de prensa que esta normativa tiene dos principios inspiradores: «regular la franja litoral desde Galicia» y «dar seguridad jurídica a los titulares de instalaciones que lícitamente están en dominio público».

De este modo establece por primera vez actividades «estratégicas» en la costa, entre ellas establecimientos de turismo litoral, como hoteles, siempre que sean en edificaciones «preexistentes», de las que la Xunta tiene catalogadas unas 300.

«No tiene sentido que tengamos unas instalaciones fantásticas que, ahora mismo, por distintas causas, su actividad ya no se está llevando a cabo. La intención es darles una segunda vida, y eso supone en muchos de los casos destinarlas al ámbito hotelero», ha argumentado la conselleira.

También ha defendido que «no debería de haber ningún tipo de conflicto» competencial con el Estado, ya que «esta es una ley que no va contra nadie, sino que es una ley de Galicia para los gallegos».

Frente a la falta de concreción del Ejecutivo central y su pretensión de que la costa en 2045 esté «totalmente libre», Vázquez ha defendido la «concreción» de la Xunta sobre las actividades que van a estar permitidas en dominio público marítimo-terrestre.

Así, se permitirán los establecimientos de la cadena mar-industria, la actividades vinculadas a la interacción entre el puerto y la ciudad, las dotaciones públicas esenciales para abastecimiento, saneamiento y depuración, las infraestructuras energéticas y las instalaciones de generación eléctrica que tengan que ocupar el mar, como las eólicas.

La futura ley regula hasta siete «usos estratégicos» que incluyen, aparte de los de la cadena mar-industria, los centros de investigación científica, las sendas litorales, o los establecimientos de turismo litoral «preexistentes» que tengan valor cultural, entre otros.