La ministra Sánchez aguarda que las zonas de bajas emisiones lleguen a tiempo

Vigo, 24 oct (EFE).- El Gobierno de España no descarta aún que los ayuntamiento de más de 50.000 habitantes sean capaces de implantar a tiempo zonas de bajas emisiones, si bien éstos se encuentran a la espera de que se apruebe el decreto que defina cómo aplicar la Ley del Cambio Climático para restringir el tráfico en sus zonas centrales.

“Hay que verlo eso de que no van a cumplir”, ha respondido este lunes en Vigo la ministra de Transporte, Raquel Sánchez, cuando se le ha pedido una valoración del Ejecutivo al hecho de que la inmensa mayoría de los ayuntamientos confiesen que no podrán haber implantado para el inicio de 2023 zonas de bajas emisiones, tal y como exige la ley.

“Los ayuntamientos están haciendo un gran esfuerzo por adaptar sus ciudades a los requerimientos del Plan Nacional de Energía y Clima, de la Ley del Cambio Climático, y se está trabajando desde el Gobierno, muy en concreto por parte del Ministerio de Transición Ecológica, para proporcionar herramientas para que las ciudades puedan cumplir los objetivos”, ha añadido.

Junto a la ministra estaba el alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, quien ha afirmado tener constancia de que son muchas las ciudades que están “a la expectativa del decreto de desarrollo” para no tener que hacer el mismo trabajo dos veces.

“Cuando salga el decreto de desarrollo habría que volver a empezar de nuevo, porque tendremos que cumplir las especificaciones que diga el decreto y que no conocemos todavía”, ha dicho Caballero.

Raquel Sánchez no ha querido “hacer hipótesis” respecto a qué puede suceder en caso de que, efectivamente, la mayoría de esos 149 ayuntamientos obligados a implantar zonas de bajas emisiones antes de 2023 incumplan, entre otras cosas porque se trata de una materia que es competencia del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Es también a ese ministerio que encabeza Teresa Ribera al que correspondería decidir si se contempla la posibilidad de una moratoria, según Sánchez, quien ha manifestado que, en todo caso, el Gobierno es “dialogante” y será “muy sensible” a las cuestiones que le planteen los ayuntamientos.

Al respecto, Caballero ha afirmado que mientras no haya decreto de desarrollo carece de sentido plantear una moratoria.

“Hay una ley que marca un plazo pero no hay decreto para desarrollarlo y por tanto no es eficaz”, ha manifestado el alcalde de Figo, quien ha puesto el ejemplo de que los ayuntamientos no podrían sancionar sin “una norma que garantice la sanción por el incumplimiento de las zonas de emisiones cero”.

Raquel Sánchez ha afirmado que el Gobierno “trabaja para poder aprobar ese reglamento que falta”, aunque ha subrayado que las ciudades tienen una guía de directrices para poder cerrar ya esas zonas de bajas emisiones.

Mientras, Abel Caballero ha recordado que algunos ayuntamientos que se adelantaron se han encontrado con dificultades jurídicas en la implantación de esas zonas de bajas emisiones.

“Eso lo aprendimos, por tanto debemos esperar”, ha dicho el presidente de la FEMP, quien ha alabado al Gobierno de España.

“Va a una dirección que nos gusta a todos, que nos satisface, pero se necesita el desarrollo legislativo en su totalidad”, ha cerrado Caballero.