Las mejores practicas empresariales en economía circular ya tienen ganadores

Madrid, 10 nov (EFE).- Las seis mejores iniciativas de entidades en economía circular, entre las que figuran la Universidad Francisco de Vitoria, Signus ecovalor, Heineken o Aigües de Mataró han sido reconocidas este jueves en los IV Premios BASF.

Foto de familia de los galardonados en la IV edición de los premios BASF a la mejor práctica de economía circular en España, este jueves en Madrid. EFE/ David Fernández

La circularidad en la cadena de valor de Heineken España ha sido distinguida en la categoría de «Gran Empresa» durante la entrega de estas distinciones en Madrid, que reconocen a los nuevos líderes en sostenibilidad.

Un momento del acto de entrega de la IV edición de los premios BASF a la mejor práctica de economía circular en España, este jueves en Madrid. EFE/ David Fernández

El jurado ha reconocido, entre las más de cien candidaturas presentadas, la hoja de ruta “Decididamente Verdes”, con la que la cervecera trabaja por “cero emisiones, cero residuos y cero impacto del agua”, un camino en el que ya han logrado reducir el consumo del agua -3,29 litros por cada litro de cerveza- en un 33 % respecto al año 2008 y confían en llegar al 52 % en 2030.

La directora de Sostenibilidad de Heineken España, Sagrario Sáez, se ha referido a la transformación de más de 200.000 toneladas de subproductos como levadura, bagazo y mezclas hidroalcohólicas y a la valorización de más del 95 % de los recursos en sus cuatro fábricas -Jaén, Sevilla, Madrid y Valencia-.

La entrega de premios, promovida por BASF y el Club de Excelencia en Sostenibilidad, ha contado con la jefa de Área de Medio Ambiente y Clima de la CEOE, Cristina Riestra; el coordinador general de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, José Antonio Martínez Páramo y el director general de BASF en España y presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad, Carles Navarro.

Desde su primera edición en 2019, Navarro ha celebrado las “450 candidaturas” recibidas por empresas que comparten la idea de que “un residuo es un recurso fuera de lugar” aunque, a su parecer, no son suficientes para detener la “enorme inercia” del mercado actual y el cambio climático.

A pesar de que, en opinión de Páramo, “el mejor residuo es el que no se genera”, desde el consistorio madrileño apuestan por optimizar y mejorar la eficiencia de los recursos en una transición a medio plazo que cumpla con el objetivo europeo de que el 65 % de los mismos puedan ser reciclados en 2030.

Por su parte, Riestra ha manifestado que la circularidad «genera valor” en empresas e instituciones, lo que se traduce en una reducción de costes para las mismas, entre otros beneficios.

En la categoría a «Mejor Iniciativa Pública», el galardón ha sido para Aigües de Mataró, cuya gerente, Raquel Compta, presentó el proyecto «TubVerd», una red de distribución de calor y frío capaz de producir anualmente 43.910.000 kWh de energía térmica a partir de energía sobrante de otras instalaciones del municipio catalán.

Por otro lado, Signus Ecovalor, entidad encargada de gestionar el reciclaje de los neumáticos al final de su vida útil, ha sido elegida como mejor pyme por iniciativas como ‘Segurvital’, que utiliza en el caucho reciclado para fabricar unos rodillos que incrementan la protección de los ciclistas y motoristas en la carretera.

En declaraciones a Efe, la cofundadora de Circoolar, Celina Tamagnini, premio a la «Mejor start-up circular», destacó antes de la gala su impacto en el reciclaje textil, con la confección de uniformes laborales ecológicos a partir de materiales sostenibles como el poliéster cien por cien reciclado o el algodón orgánico.

Los Premios BASF han valorado también la divulgación de estos contenidos con un premio a Expansión, por dedicar un espacio propio llamado «Expansión Economía Sostenible» al análisis de las últimas tendencias en sostenibilidad, financiación e inversiones en España.

Por último, el proyecto Vallehermoso Circular, promovido por la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), recibió el premio «Mundo Académico» por poner el foco en la necesidad de pasar de un modelo “lineal” a uno “circular” en la gestión de los mercados municipales.