Líderes de los Ángeles del Infierno niegan que cometieran delitos en Mallorca

San Fernando de Henares (Madrid), 24 ene (EFE).- Líderes alemanes de la banda motera los Ángeles del Infierno han negado este martes en el juicio que cometieran en Mallorca entre 2009 y 2013, a raíz de su implantación en la isla, los múltiples delitos violentos y de blanqueo de capitales de los que están acusados por la Fiscalía española.

La Audiencia Nacional juzga a los diez investigados que siguen acusados después de que 35 hayan aceptado diversas penas tras confesar los hechos en virtud de un acuerdo con la Fiscalía para rebajar su petición de condenas, mientras que otros cuatro están en busca y captura.

El procedimiento se sigue por delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, amenazas, coacciones, prostitución, detención ilegal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, extorsión, falsedad en documento oficial, encubrimiento, omisión del deber de perseguir delitos, cohecho y violación de secretos (entre los acusados hay dos policías locales de Palma y un guardia civil).

Entre los acusados que no han llegado a un acuerdo con el fiscal, todos los cuales piden ser absueltos, se encuentra el alemán Frank Hanebuth, presidente de los Ángeles del Infierno en Hannover (Alemania) y que según el fiscal como destacado líder europeo de la banda decidió instalar un «capítulo» o grupo de la banda en Mallorca, que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 13 años de prisión.

Frank Hanebuth, que solo ha contestado a las preguntas de su abogada, ha señalado que el «capítulo» de Los Ángeles del Infierno de Mallorca se abrió en 2009 pero se cerró en 2011 y que desde este año hasta 2013 él solo iba a la isla en verano de vacaciones ya que residía en Hannover.

Ha negado tener relación laboral alguna con algún otro acusado y que tenga alguna propiedad en España, ha explicado que paga los impuestos en Alemania, donde tiene empresas de seguridad y trabaja en el ámbito de la gastronomía, y ha asegurado que no ha sido investigado por blanqueo de capitales en su país.

El también alemán Joachim Kirschner, al que según el fiscal -que pide para él 5 años de cárcel- Hanebuth designó para el puesto de sargento de armas dentro de la estructura del capítulo de Mallorca, ha contestado solo a su letrado y ha negado que participara en delitos de un grupo organizado y que no tuvo armas de fuego en España.

La Fiscalía pide la mayor pena, 33 años y seis meses de prisión, para Abdelghani Youssafi, que a preguntas solo de su abogada ha negado que haya pertenecido a una organización criminal, que haya amenazado o coaccionado a alguien y que participara junto a su hermano, el también acusado Khalil, en delitos relativos a la prostitución y el tráfico de drogas en Mallorca tal como mantiene el Ministerio Público.

A diferencia de su hermano, Khalil sí se encuentra entre los acusados que han llegado a un acuerdo de conformidad con el fiscal y en su caso ha aceptado una condena de 12 años y tres meses de prisión.

El alemán Paul E., para quien la Fiscalía pide 14 años y seis meses de cárcel, ha asegurado que no pertenecía a Los Ángeles del Infierno. «Nunca he estado en ninguna asociación de motoristas», ha dicho este acusado, que ha negado que realizara inversiones con Frank Hanebuth, lo que el fiscal relaciona con un supuesto blanqueo de capitales.

Paul E. ha negado también que amenazara en Mallorca a otro ciudadano alemán para recuperar una cantidad de dinero.

También ha declarado en la sesión de este martes el policía local de Palma en la época de los hechos C.V.P., para quien la Fiscalía pide un año y seis meses de inhabilitación por un supuesto delito de omisión del deber de perseguir delitos, que él ha negado haber cometido.

C.V.P. ha asegurado que las conversaciones que mantuvo con Abdelghani Youssafi fueron de carácter profesional para intentar sacarle información de los Ángeles del Infierno para pasársela a la Guardia Civil y no para avisarle de las investigaciones policiales sobre la banda y ha negado que ésta le hubiera pagado por ello.