La subida un 300 % de la paja por la sequía hace “inviable” cultivar el champiñón riojano

Logroño (EFE).- La sequía ha provocado un aumento de casi el 300 por ciento del precio de la paja que se utiliza para compost en la producción de champiñón, lo que puede hacer “inviable” el cultivo de este producto en La Rioja.

La consejera de Agricultura, Noemí Manzanos, acompañada por el portavoz de la Mesa del Champiñón y de la Seta de La Rioja, Santiago Salinas, y el presidente de la asociación profesional de cultivadores, Francisco Sáenz, han informado en una rueda de prensa sobre la reunión de este órgano, constituido recientemente.

El cultivo del champiñón y la seta es el segundo sector agrario en La Rioja, después de la uva, y da empleo a unas 3.000 personas en la región, entre cultivadores y trabajadores de las empresas comercializadoras.

Según Sáenz, La Rioja cuenta con unos 240 cultivadores, que producen unos 70 millones de toneladas de hongos al año (65 de champiñón y 5 de setas)

En España se producen unos 130 millones de toneladas al año, la mitad en La Rioja y la otra en Castilla La Mancha, que se dedica al 75 % al cultivo en fresco y el 25 % a conserva, mientras que en la comunidad riojana es al revés.

Imagen de archivo del procesamiento del champiñón en una empresa instalada en La Rioja. EFE ***SOLO USO EDITORIAL***

Sin ayudas por la sequía

Manzanos ha avanzado que el plan estratégico comprometido por el presidente del Gobierno, Gonzalo Capellán, el pasado 11 de julio se encuentra ya en fiscalización, con el fin de estar aprobado en el primer trimestre de 2024.

Ha censurado que no se hayan aceptado las alegaciones del Gobierno riojano a la orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que establece las ayudas extraordinarias a agricultores y ganaderos afectados por la sequía, que dejó fuera al sector del champiñón y a los frutales no perceptores de la PAC.

En este sentido, “como el Ministerio les ha dejado fuera”, el Gobierno estudia la posibilidad establecer sus propias ayudas por la sequía.

Por otro lado, ha aludido a la reducción de uso de los fitosanitarios, lo que ha provocado un problema de “reducción de rendimientos” en estos cultivos, por lo que se ha puesto a disposición del sector un técnico en calidad agroalimentaria que “trabaja en exclusiva para buscar soluciones”.

Negociar el suministro de paja

Salinas ha detallado que la subida del precio de la paja afecta a todo el sector primario, ya que también se utiliza en ganadería, y ha abogado conseguir alguna protección el futuro para este subproducto.

“Si no se consigue paja nacional habrá que exportarla de países sin sequía, pero el problema es que es un producto muy voluminoso con unos costes logísticos de transporte muy altos”, ha lamentado el también director general de Eurochamp.

En ese sentido, ha demandado que, aparte de negociar el precio de la paja con contratos a la largo plazo, se asegure el suministro para el sector, porque actualmente muchos productores se plantean arrancar, lo que perjudicará después a las empresas comercializadoras.

Por su parte, Sáenz ha aludido a la plaga de “Cladobotryum mycophilum”, conocido como enfermedad del pelo, que merma la productividad del champiñón.

Ha incidido en que las normativas europeas obligan a reducir los productos químicos que se utilizan para tratar los cultivos ante las plagas, por lo que ha agradecido la colaboración de la Consejería en “la búsqueda desesperada de fitosanitarios orgánicos para solucionar este problema largo y tedioso”.