La Rioja remite a la UE un informe en el que incide en el daño del lobo a la ganadería

Logroño, (EFE).- El Gobierno de La Rioja ha remitido un informe a la Comisión Europea sobre la situación del lobo en esta región, en el que incide en el daño que causa esta especie a la ganadería extensiva, que se cuantifica en casi 700 reses muertas en 2022.

La consejería de Agricultura, Noemí Manzanos, ha presentado este informe a las organizaciones profesionales agrarias de La Rioja y les ha explicado que el Gobierno central ya ha contestado de forma negativa a la petición del Ejecutivo regional de excluir al lobo del catálogo de especies protegidas.

Las organizaciones agrarias “han avalado y firmado dicho informe, con lo que se suman a la solicitud de cambio en las políticas europeas y estatales que abren la posibilidad a modificar su actual estatus de protección”, ha explicado la consejera.

“En La Rioja la situación del lobo no es de vulnerabilidad y no tiene por qué estar sobreprotegido, a los que tenemos que proteger es a los ganaderos”, ha detallado la consejera, que ha insistido en la petición de excluir al lobo del listado de especies protegidas al norte del Duero “lo que nos permitiría volver a hacer las políticas de defensa de la ganadería que se venían haciendo antes de septiembre de 2021”, ha expresado Manzanos.

Unos 38 lobos adultos en diez municipios

El último censo de 2022 confirmó la presencia de cuatro manadas reproductoras: una entre el Alto Oja y Alto Najerilla; se estima que hay una población de 38 lobos adultos en diez municipios riojanos durante los últimos diez años; además hay otros municipios con una “presencia puntual creciente del lobo”.

También se observa una tendencia al alza tanto en el número de ataques como del número de cabezas de ganado afectadas por los mismos; en 202 alcanzaron las 696.