Andreu: la pasividad contra la violencia machista nos convierte en cómplices

Logroño, (EFE).- La presidenta del Gobierno riojano, Concha Andreu, ha apelado este viernes a «romper el silencio» contra la violencia machista, ya que «la pasividad nos convierte en cómplices» y «no actuar contra la injusticia es ponerse al lado de quien agrede».


Andreu ha pronunciado estas palabras en la lectura de la declaración institucional del Gobierno de La Rioja con motivo del Día Internacional de Eliminación de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Ha abogado por «erradicar las causas estructurales de la violencia que se ejerce contra las mujeres” y ha recordado que, «afortunadamente, La Rioja sigue siendo una de las comunidades autónomas con menor número de mujeres víctimas de violencia de género”.

Para ella, el asesinato de mujeres a manos de sus parejas o exparejas es «la gravísima punta del iceberg de un problema social grave” y ha incidido en que “la erradicación y denuncia de la violencia de género es una cuestión pública”.

“Es una responsabilidad colectiva, social e institucional» y «solo así, entre todos -ha recalcado-, podremos cortar de raíz la peor desigualdad que sufrimos las mujeres”.

Mientras tanto, «es responsabilidad de los poderes públicos y de la ciudadanía tender la mano, acompañar y arrancar de la violencia machista a todas esas víctimas que se encuentran en situación de vulnerabilidad», ha dicho.

Ha reivindicado la importancia de la Ley contra la Violencia de Género de La Rioja, aprobada por unanimidad en el Parlamento regional y que ha calificado como la norma «más avanzada» en defensa de los derechos de las mujeres frente a la violencia de machista a la hora de proteger y amparar a las mujeres y a sus hijos.

La responsable del Ejecutivo ha mostrado también su «satisfacción» porque cada vez “hay más mujeres y hombres feministas».
«Mujeres y hombres -ha añadido- que creen y luchan por la igualdad, que ayer estaban silenciadas, mujeres anuladas, maltratadas, mujeres violadas, que hoy han logrado empoderarse y decir basta ya».

La Rioja

.