Antoñanzas (UGT) a los empresarios: manos a la obra contra el acoso laboral

Logroño (EFE).- La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, se ha dirigido este martes a los empresarios españoles para decirles que «se pongan manos a la obra» contra el acoso en el ámbito laboral e introduzcan medidas preventivas y de actuación en la negociación colectiva.

Antoñanzas ha realizado estas declaraciones en una rueda informativa, en Logroño, antes de participar en una jornada dirigida al conocimiento de la violencia machista en el ámbito laboral, organizada por UGT, en el contexto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La número dos de UGT ha precisado que, pese a que la normativa actual tiene establecida la obligación de que las empresas con más de 50 trabajadores tienen que tener planes de igualdad, con protocolos contra el acoso laboral, la negociación colectiva es «fundamental» para erradicar la violencia machista.

Ha recordado que en 2007 la obligación de estos planes se extendía a empresas de más de 200 trabajadores y en 2021 se logró que esta obligación se rebajara a 50, lo que representa un 0,7 % de las empresas españolas.

Actualmente, ha indicado, 40.000 empresas españolas tienen más de 50 trabajadores, cuando el tejido empresarial español alcanza 1,5 millones, lo que da idea de que «queda camino por recorrer» en cuanto a rebajar el umbral de los 50 para establecer la obligación de estos planes de igualdad.

Entretanto, las organizaciones sindicales trabajan para que las empresas, con independencia de su tamaño, introduzcan en sus convenios medidas preventivas y de actuación allí donde sea posible, ha subrayado Antoñanzas.

También se ha referido al informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de 2020, último del que se tienen datos, según el cual «en ese año solo hubo en España 485 actuaciones por acoso sexual en el trabajo en ese año», un dato que, para UGT, es «totalmente irrisorio», ha dicho.

Antoñanzas ha subrayado que «muchas de las mujeres víctimas de este tipo de violencia económica tienen miedo a denunciar situación de acoso laboral por temor al despido o cambio de centro de trabajo».

En los últimos años, según sus datos, las empresas españolas «están abiertas» a negociar este tipo de protocolos y «se están dando pasos, aunque son insuficientes».

También ha valorado que en el último acuerdo suscrito recientemente en el ámbito de la función pública se haya introducido un acuerdo para que los planes de igualdad sean también obligatorios en las Administraciones Públicas. EFE