El nuevo número uno mundial solo se plantea seguir disfrutando de la bicicleta

Logroño (EFE).- El corredor del BH Templo Cafés David Valero ascendió este martes al primer puesto de la clasificación mundial de ciclismo de montaña gracias a los puntos sumados en un final de temporada espectacular, algo que no le presiona porque tiene claro que solo se plantea «seguir disfrutando de la bicicleta» porque «así es como llegan los resultados».


Valero hizo estas declaraciones a EFE tras conocer su primer puesto en el ranking mundial de la Unión Ciclista Internacional (UCI), algo que no lograba un corredor español de bicicleta de montaña desde que José Antonio Hermida lo consiguió hace más de una década.


A los puntos que sumó con la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos se han unido meses después su dominio en las pruebas nacionales y algunas buenas clasificaciones en la Copa del Mundo, con una victoria incluida, y al subcampeonato en el Mundial, en el que sólo fue superado «por el mejor corredor de todos los tiempos», aseguró Valero en alusión al suizo Nino Schurter.


«Con los puntos que he sumado al final de temporada sabía que iba a llegar ese número uno, aunque la verdad es que al principio del año no me lo hubiese esperado, pero he ido poco a poco y ha pasado», destacó el corredor andaluz, que descansa en su tierra a la espera todavía de disputar antes de acabar la campaña algunos compromisos con su equipo, la escuadra riojana BH Templo Cafés UCC.

Preparar bien el Mundial fue clave


Su preparación para el Mundial resultó clave «porque había planteado la temporada para hacerlo bien allí» y eso le llevó a elevar el nivel competitivo y físico a final de campaña, cuando llegaron los buenos resultados. «Me vi con mucha confianza», señaló.


Tenía entre ceja y ceja el hacer el mejor papel posible en el Campeonato del Mundo: «Aunque acabé segundo y eso pueda parecer algo agridulce, lo miras con perspectiva y te das cuenta de que estuve de tú a tú con el mejor corredor de la historia».


Ahora, aunque no ha puesto fin a su temporada, ya piensa en «descansar» a mediados del mes próximo para luego empezar la pretemporada con el BH, la escuadra riojana dirigida por Carlos Coloma que le acoge desde hace dos temporadas.

El trabajo con Coloma para París

Una de las claves del éxito ha sido «poder estar en un proyecto en el que somos como una familia» y en el que «tenemos la suerte de contar con alguien que lo ha vivido todo en este deporte, Carlos Coloma, que nos aporta una ayuda muy valiosa», subrayó.
Coloma es, precisamente, una de las personas que en un día como hoy, en el que tendría motivos para la euforia, piensa en que su futuro pasa por «seguir disfrutando de la bicicleta».


«Tengo claro que la forma de que lleguen los resultados es mantener esa mentalidad, no pensar ni en otras cosas ni mirar a los demás», recalcó el ciclista de Baza.


De hecho, el número uno mundial es para él solo un punto y seguido en un trabajo que quiere culminar en los Juegos Olímpicos de París en 2024, en los que tratará de mejorar el bronce logrado en Tokio en 2021.


«No puedo ir al cien por cien enfocado a eso porque falta tiempo, pero ya hay que ir poco a poco y sumar puntos en las carreras para que España mantenga el número de plazas en la carrera olímpica», dijo el corredor del BH, al que le gustaría que sus compañeros de equipo Pablo Rodríguez y David Campos pudieran acompañarle en la capital francesa.

Por Eduardo Palacios