Eurotoques La Rioja se vuelca a la llamada del Teléfono de La Esperanza

Pilar Mazo
Logroño, (EFE).- Los integrantes de la asociación Eurotoques, en La Rioja, se han volcado con la iniciativa «A tu lado en Nochebuena», impulsada por el Teléfono de la Esperanza, que ha permitido vivir una cena de Nochebuena diferente a 44 personas en una situación de soledad no deseada, ha informado a EFE la presidenta de esta organización solidaria, Magdalena Pérez.

Un menú formado por 16 platos elaborados por cocineros de Eurotoques en La Rioja, entre ellos, varias estrellas Michelin, se ha servido en la cena de esta Nochebuena, en Logroño, para estas 44 personas, de muy diferentes perfiles y de todas las edades, pero con el denominador común de vivir una situación de soledad, que no desean.


A la llamada telefónica de la presidenta de esta ONG de voluntariado y acción social, Magdalena Pérez, a uno los chef Francis Paniego, para tratar de hacer realidad la iniciativa denominada «A tu lado en Nochebuena», la respuesta fue prácticamente inmediata, detalla emocionada.

El Teléfono de la Esperanza, relata, «escucha a muchas personas en situaciones muy diferentes, con crisis muy variadas», pero un 80 % corresponde a personas que viven «un intenso sentimiento de soledad», por lo que «hace años creamos el proyecto ‘A tu lado’, para atender a esa soledad».

«Abrimos el proyecto a ‘A tu lado en Navidad’ para acompañar de una manera más continuada a personas que se sentían especialmente solas».

«Vimos -prosigue- que las Navidades son fechas de encuentro familiar para muchas personas, pero para otras, es un tiempo de tristeza, melancolía, nostalgia, recuerdos y ausencias», por lo que «abrimos el proyecto a ‘A tu lado en Navidad’ para acompañar de una manera más continuada a personas que se sentían especialmente solas».

Y, en este contexto, «llegamos este año a la Nochebuena, un momento de la Navidad en la que estas ausencias se notan más y pensamos organizar la cena ‘A tu lado en Nochebuena’ y, así arrancamos» este año, explica Pérez.

Una vez conseguido el espacio, cedido por la promotora Grupo Samaniego, y las 10 personas voluntarias para servir la cena, el Teléfono de la Esperanza empezó a pensar en el menú, cuya idea inicial es que fuera «sencillo» porque lo importante era lograr el encuentro y reunión de personas en una soledad no deseada.

Pérez entabló conversación telefónica con Francis Paniego, pensando en «sus famosas croquetas del restaurante Echaurren», de Ezcaray, donde tiene concedidas dos estrellas Michelin, para contarle la propuesta y tratar de contar con su posible colaboración para un menú «sencillo».

EUROTOQUES SE VUELCA CON MUCHO CARIÑO

Aquella conversación, prosigue, se tradujo al día siguiente en «un montón de pantallazos» en su «whatsApp», procedentes de los 16 cocineros que integran el grupo de cocineros de la asociación Eurotoques en La Rioja, cada uno aportando un plato para la cena y, con muchísimo cariño».

El chef Francis Paniego en una imagen de archivo con las croquetas del Echaurren.EFE/Raquel Manzanares.

Paniego, ha relatado a EFE, planteó la idea a los miembros de Euro-Toques en La Rioja, y la respuesta, «no pudo ser «mejor, vino en cascada y todos sus miembros se ofrecieron a colaborar de una manera desinteresada, más allá de los nombres y personas que integran la asociación».

«Todos los compañeros de esta asociación tenemos ese lado altruista y cuando se nos brinda la posibilidad, encantados de hacerlo», ha añadido a EFE este chef riojano, con tres estrellas Michelin.

«Muchos cocineros nos hemos unido y estoy seguro que se hubieran sumado muchos más colegas», informa a EFE otro de los cocineros que han formado parte del menú, Ignacio Echapresto, quien junto a su hermano Carlos, da vida al estrella Michelin de la Venta de Moncalvillo.

Para él, la gastronomía es «una herramienta pensada para compartir, disfrutar, reunirse, charlar o disfrutar y esta iniciativa tiene mucho de eso», por lo que «para mí es un placer poder aportar un poquito de mi trabajo a una causa tan especial en una noche tan especial».

«Estoy seguro -añade- que las personas receptoras de este menú elaborado con mucho cariño y mucha ilusión por un grupo de amigos sentirán en cada bocado el apoyo y la compañía de quienes, a través de una cocina rica y sencilla, estaremos muy presentes en esa cena».

SOPA DE PESCADO, BACALAO Y POSTRES


El cocinero Ignacio Echapresto (i), junto a Mariana Sánchez y Gonzalo Baquedano (d), del Restaurante Ajonegro (estrella Michelin), que también forman parte del grupo Eurotoques en La Rioja.EFE/Raquel Manzanares.

La sopa de pescado de Paniego, el bacalao de los hermanos Echapresto y los postres del Ikaro, (1 estrella Michelin), de Logroño, son algunas de las 16 elaboraciones que configuran este menú «top».

Entre los entrantes, figuran croquetas de Idiazábal, brioche relleno de oveja y papada ibérica, pastel de hongos, tosta de codorniz en escabeche, paloma de ensaladilla, mouse de pato con nueves y panecillos.

Junto a la sopa de pescado, cardo en salsa, para primer plato y, de segundos, bacalao con salsa riojana y pimientos, huevos rellenos de merluza y gambas; carrilleras de ternera al vino tinto con crema de zanahorias y albóndigas con mole encebollado.

A este «impensable menú», como lo define la presidenta del Teléfono de la Esperanza, le sigue «sorbete de mojito» y, para postres, «macedonia de frutas, panacota de vainilla, trufas al vino tinto y blanco y chocolates», junto a infusiones y cafés.

CIRCUNSTANCIAS VITALES MUY DIVERSAS

Entre los participantes en esta cena solidaria de Nochebuena hay niños de entre 1 y 15 años, personas jóvenes, de mediana edad, también de edad avanzada, hombres, mujeres y con circunstancias vitales muy diversas, comenta la presidenta del Teléfono de la Esperanza.

Hay madres con hijos que están solas en una situación, además, de soledad social; personas que viven en Logroño por razones de trabajo, que siempre han estado con su familia y que, por circunstancias laborales o personales, no va a poder hacerlo en estas Navidades.
«

Todos tienen en común un sentimiento de soledad y, para ellos, es importante sentirse acompañados en esta Nochebuena y poder acompañar a otras personas», subraya Pérez, quien asegura que la iniciativa tendrá continuidad en años sucesivos.

Finalmente, expresa el agradecimiento del Teléfono de la Esperanza a los miembros de Eurotoques en La Rioja que han participado en esta iniciativa, pero también ha muchas personas que la han conocido y que han llamado a esta entidad solidaria, y que la valoran. EFE
pmg