Galiana: me da paz ser generoso o, al menos, intentarlo

Logroño, (EFE).- Alberto Galiana, nuevo presidente del PP de La Rioja, ha asegurado a EFE que si él está pidiendo «generosidad», no puede dejar de ser «generoso» o, «intentarlo, al menos», y «eso me da paz».

Es consciente de que si el candidato del PP al Gobierno de La Rioja, Gonzalo Capellán, gana las elecciones de mayo de 2023, este asumirá la presidencia del partido en un próximo congreso, previsto tras esos comicios.

Galiana, presidente de los populares riojanos entre congresos desde el pasado día 20, ha precisado que recibió una llamada de una persona del partido en La Rioja, que ha eludido desvelar, para ofrecerle el cargo, lo que le causó «sorpresa».

Su respuesta fue afirmativa después de pensarlo «en un tiempo breve» y meditarlo con su familia, especialmente con su esposa, sin cuyo apoyo, ha dicho, «no puede asumir nada provechoso» y a quién ha agradecido su respaldo porque asumir esta responsabilidad y, a su vez, compatibilizar el trabajo y la familia es «un esfuerzo muy grande».

Exconsejero de Educación del Gobierno riojano (2016-2019) y licenciado en Derecho y Ciencias Económicas, ha explicado que se afilió al PP cuando pasó a formar parte del Ejecutivo, aunque siempre ha sido simpatizante y ha apoyado al partido.

Al servicio del candidato

«Para mí, el hecho de ser un presidente entre congresos no significa problema alguno, al contrario, es una oportunidad, de la que estoy muy agradecido a los militantes y, sobre todo, al Comité Ejecutivo, que me aupó por unanimidad».

También «soy muy consciente de que mi papel es, sobre todo, institucional y al servicio del candidato» a la presidencia del Gobierno regional, Gonzalo Capellán.

El PP de La Rioja, antes de celebrarse el último Comité Regional el pasado día 20, el PP de La Rioja «no estaba mal, pero era necesario que estuviera mejor».

«No vamos a adoptar dos caras en el PP, una hacia afuera y otra hacia adentro, sino que vamos a hacer un ejercicio de humildad y aprendizaje sincero», ha indicado.

Para él, «la humildad en las personas, en las organizaciones y en los partidos políticos es una cualidad que puede existir y es algo que no tiene por qué disociarse de la acción política».

Por Pilar Mazo y Ana Lumbreras