Isaías Lafuente alerta de «la ola de conservadurismo que vivimos» puede llevar al retroceso en derechos de la mujer

Logroño, (EFE).- Los derechos conquistados durante décadas por la mujer se ponen ahora en cuestión por una ola de conservadurismo que recorre el mundo y que «debería preocuparnos» porque «se puede dar un paso atrás en cosas que ahora vemos como normales y que costó mucho lograr».


Así lo ha explicado a EFE el escritor y periodista Isaías Lafuente, que este sábado participa en Logroño en una actividad conmemorativa del Día de las Escritoras centrada en la figura de la política Clara Campoamor que es «una de esas mujeres oscurecidas por la historia».

De la activista, política y abogada española «sabemos, en general, algo, los titulares, pero no llegamos a más, a conocer que fue una de las referencias de sufragismo mundial» y que «convirtió a España en una democracia plena en 1931 al lograr el voto femenino y otros derechos para la mujer».

Para él, Campoamor debería «llegar al conocimiento que tenemos de Cristóbal Colón» porque «muchos de los derechos que existen hoy en día fueron reconocidos ya en 1931 gracias a ella».

Puede ocurrir

Unos derechos que «costó mucho conquistar, no han estado siempre, al contrario de lo que puedan pensar ahora muchos jóvenes» y que «luego, en 1936 se quitaron» y «eso es una metáfora de lo que puede ocurrir, de que conquistas importantes pueden desaparecer».

Para evitarlo, considera, es importante difundir la figura de «muchas mujeres que no han entrado en los libros de literatura, de ciencia, el arte y otros campos solo por ser mujeres» pero que «consiguieron cosas muy importantes» y por eso «en realidad, Clara Campoamor es el pseudónimo de muchas otras que habían empujado antes por los derechos de la mujer».

Así, ha recordado a «las sinsombrero», un grupo de artistas que en los años 20 decidieron romper el canon de llevar sombrero; o las luchadoras del sindicalismo de principios del siglo XX que «reivindicaban algo tan rompedor como una silla para sentarse en jornadas de trabajo de 12 horas».

«Todas esas mujeres están en Clara Campoamor» y en «su idea como base de la democracia» que «no se podía construir una verdadera República en España sin contar con la mitad de la ciudadanía, sin contar con las mujeres».

Los ejemplos del retroceso

Una idea que parece consolidada en la actualidad «pero porque en España y en Europa en general vivimos en un oasis de igualdad» y «aún así, queda muchos por recorrer» ha considerado este veterano periodista palentino.

De hecho, ha insistido en la idea de que «muchas chicas jóvenes que en 1931 consiguieron el reconocimiento de unos derechos, en 1936 vieron como se daba un paso atrás» y «eso puede volver a pasar» porque «estamos inmersos en una ola de conservadurismo que dice que la mujer debe volver a donde debería estar, al cuidado de la casa y de la familia».

«Es una posibilidad, y lo cierto es que estoy preocupado por lo que veo» y «hay que mantenerse alerta para que no se vuelva atrás en cuestiones que hemos asumido como normales».

Esa ola de conservadurismo «la vemos lejos» con la situación que vive la mujer «por ejemplo en Irán» pero «no hace tanto, el Tribunal Supremo de Estados Unidos derogó el derecho al aborto», recuerda» y «también hay corrientes conservadoras en los gobiernos de Polonia, Hungría e Italia».

Por eso él pide a la juventud española que reflexiones «sobre el tipo de país en el que quieren estar» porque «costó mucho conquistar algunos derechos que ahora se ponen en cuestión», asegura este galardona periodista y escritor, autor, entre otros títulos de «La mujer olvidada», una obra en la que se basó una película sobre la vida de Clara Campoamor.


Y para ello considera fundamental «divulgar la figura de las mujeres que, como Campoamor, fueron referentes en esa conquista de derechos» pero «no como un asunto de mujeres, sino como algo de todos los ciudadanos, porque fueron modelos a los que seguir», ha concluido Lafuente, ganador del Premio Nacional de Periodismo en 2012 y del Ondas en 2018.

Por Eduardo Palacios