La Rioja dará la opción de practicar el aborto dentro y fuera de la comunidad

Logroño, (EFE).- La sanidad pública riojana garantizará el derecho al aborto dentro de la comunidad, previsiblemente a partir de mediados del próximo mes de febrero, y mantendrá la opción actual de garantizar la interrupción voluntaria del embarazo fuera de la comunidad a aquellas mujeres riojanas que opten por ello.

Lo ha anunciado este martes a EFE la consejera de Salud del Gobierno de La Rioja, María Somalo, quien ha precisado que el Servicio Riojano de Salud (SERIS) trabaja para que los diferentes tipos de intervenciones en relación a la interrupción voluntaria del embarazo se puedan hacer con profesionales de la sanidad pública riojana.

En caso de que no sea posible, la sanidad pública riojana contratará a personal externo a la comunidad para que pueda garantizarse este derecho en todas sus opciones en los hospitales San Pedro de Logroño y el de Calahorra, a cuyos servicios de Ginecología ha agradecido el trabajo y colaboración.

Ha recordado que, en la actualidad, no se garantiza el aborto dentro de la sanidad pública riojana porque todos los profesionales sanitarios del SERIS optaron por ejercer su derecho a la objeción de conciencia, a este respecto.

Sin embargo, ha informado de que el SERIS lleva tiempo trabajando con los profesionales sanitarios en el cambio de sensibilidades para poder practicar el aborto de manera conjunta y «la respuesta es buena», aunque se ha respetado y se seguirá respetando el derecho de los profesionales a ejercer su derecho a la objeción de conciencia.

La titular de Salud de La Rioja también ha dicho que la modificación de la Ley del Aborto, prevista para finales de febrero o principios de marzo, obliga a todas las comunidades a garantizar este derecho dentro de su propio ámbito territorial, por lo que «la garantía de ese derecho no va a depender de la opción política que gobierne en una comunidad autónoma».

A este respecto, «hay poco margen para interpretaciones de la norma nacional», aprobada a nivel estatal, y que constituye «un derecho y una garantía clara que se tiene cumplir», ha enfatizado.

Sobre el requerimiento del Gobierno de España al Ejecutivo de Castilla y León para que no interfiera en la Ley del Aborto, ha dicho que le parece «preocupante que se planteen este tipo de dificultades u obstáculos al libre ejercicio de este derecho en pleno 2023».

Ha dicho que desconoce el alcance del pronunciamiento del Gobierno de Castilla y León, pero «al oír hablar a sus socios», en referencia a Vox, le vale para «estar asustada». EFE