Las bodegas apuntan a la digitalización como futuro del sector del vino

Pilar Mazo

Logroño, (EFE).- La Federación Española del Vino (FEV), que aglutina a más de 850 bodegas, considera que la tecnología del dato es «el futuro del sector del vino» español porque esta digitalización le abre «infinitas posibilidades» en diferentes campos, no solo a nivel de campo, sino en el acercamiento a los gustos del consumidor y la gestión del enoturismo.

Así lo ha explicado, en una entrevista con EFE, su director general, José Luis Benítez, quien este jueves interviene en Logroño en una jornada sobre digitalización del vino, organizada por el Grupo Digitalización y Vino de la FEV, que reúne a representantes de diferentes firmas tecnológicas y vitivinícolas con experiencia en este campo para abordar los retos del sector en este ámbito.

Conscientes de la importancia de todo lo relacionado con la inteligencia artificial y la tecnología del dato, a finales de 2020, la FEV creó este grupo de trabajo, del que forman parte bodegas, empresas tecnológicas y el Ministerio de Agricultura, con el objetivo de ayudar al sector del vino español a avanzar en la implantación de las tecnologías en todo el proceso productivo, gestión, trazabilidad, enoturismo y tramitación administrativa.

Entre sus principales cometidos, ha detallado Benítez, fue realizar un diagnóstico del grado de implantación de las tecnologías digitales en el ámbito de las bodegas y un proyecto tractor del vino en el ámbito del Perte Agroalimentario; así como avanzar en la trazabilidad, desde la uva hasta la botella de vino que adquiere el consumidor.

Se ha demostrado que la tecnología del dato es de «una gran importancia» en la modernización del sector del vino en España, ha dicho, y, en particular, en la gestión de la bodega con el consumidor de sus vinos, ya que puede permitirle conocer las preferencias del cliente y tener una interacción directa con él.

El VINO DEBE SER INNOVADOR Y MODERNO

A este respecto, la FEV considera que «el mundo del vino, siendo pionero en el ámbito agroalimentario español, no debe perder la mirada en el futuro y ser innovador y moderno en la tecnología», lo que explica la importancia de haber creado este grupo de trabajo.

Del diagnóstico que en 2020 se realizó sobre el grado de implantación de la tecnología en el mundo de las bodegas, se reveló que es «bastante intensa» en el área de campo y de producción, pero «mucho más limitada en la gestión de datos y comercialización y marketing», lo que requiere la ampliación digital a todas las áreas, desde la compra de la uva hasta la llegada del vino con la que ella se elabora al consumidor final.

La FEV, cuyas bodegas representan las tres cuartas partes de la facturación de vino envasado en España, también observa que este grado de digitalización es mayor en las bodegas de más tamaño, por lo que el reto está en conseguir que todas, en la medida de sus necesidades, tengan al alcance los últimos avances de la técnica en este ámbito.

En la actualidad, la FEV trabaja por conseguir que exista «una simplificación administrativa» a través de la tecnología digital, de tal manera que las bodegas introduzcan los datos solo una vez en la Administración y no tengan que realizar un número importante de declaraciones en distintas áreas administrativas.

Parte de la estructura revestida con tablones de madera que se reflejan en un estanque, de la bodega Ysios del Grupo Domecq, obra de Santiago Calatrava en la Rioja Alavesa. EFE/David Aguilar

LA GESTIÓN DEL DATO, CLAVE EN ENOTURISMO

La gestión del dato en el enoturismo es otro de los asuntos en los que trabaja la Federación, ya que el enoturismo ha demostrado ser una de las fuentes de ingresos del sector, donde «la digitalización enoturística está muy poco implantada».

Por ello, el proyecto tractor del vino que la FEV plantea al Perte Agroalimentario incluye también la creación de plataformas digitales «potentes», que ayuden a las bodegas a impulsar rutas, en colaboración con entidades vinculadas al sector, ha informado.

Además, desde la FEV se valora el apoyo del Gobierno al enoturismo, lo que las bodegas «tienen que aprovechar», ya sean a través de los Fondos Next Generation, pese a la complejidad que conlleva su tramitación; o con otras fuentes de financiación, según Benítez.

Ha indicado que las bodegas necesitan la tecnología del dato, que les permita manejar información sobre el consumo del turista, su tiempo de alojamiento, sus gustos y rutas, ya que ello les puede ofrecer una información «muy rica» para poder orientar, en el futuro, su negocio.

Para ello, la formación en el manejo de la tecnología del dato es otra de las medidas en las que trabaja la Federación y que se incluyen en este proyecto tractor del vino. EFE