Mansilla y Los Molinos «emergen» del pantano y ofrecen un nuevo atractivo turístico

Rebeca Palacios

Logroño, (EFE).- La escasez de lluvias de los últimos meses ha permitido emerger del fondo del pantano de Mansilla parte de su antiguo pueblo y en el pantano González Lacasa se pueden apreciar restos de la aldea de Los Molinos, lo que ofrece un nuevo atractivo turístico en las zonas de las 7 Villas y Cameros, respectivamente.

La aparición de los restos de estos pueblos es algo habitual durante los meses de otoño, especialmente en años de pocas lluvias, ha explicado a EFE el director general de Calidad Ambiental y Recursos Hídricos del Gobierno riojano, Rubén Esteban.

Según los datos publicados este lunes por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el pantano de Mansilla se encuentra actualmente al 29 por ciento de su capacidad y el González Lacasa al 19,7.

La escasez de lluvias de los últimos meses ha permitido emerger del fondo del pantano de Mansilla parte de su antiguo pueblo de Mansilla de la Sierra, sumergido desde 1960, lo que ofrece un nuevo atractivo turístico en las 7 Villas. EFE/Raquel Manzanares

Más visitas en las 7 Villas

En el embalse de Mansilla, el descenso del nivel de agua de las últimas semanas ha permitido aflorar parte de las construcciones del antiguo pueblo de Mansilla de la Sierra, sumergido desde 1960.

José Manuel Ballesteros, alcalde de Mansilla de la Sierra, ha relatado a EFE que se ve la torre de la iglesia, se puede pasar sobre el puente del molino y pasear por algunas de las calles empedradas del viejo Mansilla.

Si las previsiones meteorológicas de este mes de noviembre se cumplen y no hay lluvias, ha dicho que se podrán ver muchas más partes del antiguo pueblo, cuyos vecinos tuvieron que marcharse cuando se construyó una presa para embalsar el agua destinada al riego de la zona del Alto Najerilla.

Este pueblo serrano, de apenas 40 vecinos censados en la actualidad, llegó a tener 600 habitantes a principios del siglo pasado, cuando era cabeza de la comarca.

Ballesteros ha añadido que el antiguo pueblo se ha convertido en un «atractivo turístico» durante los fines de semana, cuando decenas de visitantes se desplazan hasta esta zona de las 7 Villas, ubicada a 77 kilómetros de Logroño.

Imagen del pantano de González Lacasa se encuentra actualmente al 19,7 por ciento de su capacidadal. La escasez de lluvias de los últimos meses ha permitido emerger del fondo parte de su antiguo pueblo donde se pueden apreciar restos de la aldea de Los Molinos, lo que ofrece un nuevo atractivo turístico en las zona de los Cameros.-EFE/Raquel Manzanares

Los Molinos, otro pueblo sepultado


Los Molinos es otro pueblo riojano «sepultado» por un pantano desde los años 60 y que estos días enseña parte de sus calles y casas, en este caso en el pantano González Lacasa, en la zona de Cameros.

A apenas 2 kilómetros del pantano se ubica el municipio de El Rasillo de Cameros, cuyo alcalde, Rubén Martínez Soriano, ha recordado a EFE que Los Molinos llegó a tener hasta siete fábricas de mantas y paños.

Los vecinos de esta aldea, que pertenecía al municipio de Ortigosa, tuvieron que emigrar a pueblos cercanos y a varios países de América debido a la construcción del pantano, que se inició en 1932, pero no concluyó hasta 1962.

Todo el «sacrificio» que supuso a estos riojanos abandonar su pueblo ha quedado recogido en el libro «La voz de los desterrados», en el que su autor, el investigador del Instituto de Estudios Riojanos (IES) Álvaro González, recoge los testimonios de 40 vecinos de Los Molinos.

El alcalde de El Rasillo ha detallado que este escritor ha ofrecido ya dos charlas sobre Los Molinos y el próximo 22 de noviembre presentará su libro en el Centro Riojano de Madrid.

Además de disfrutar los paisajes naturales de Cameros, los visitantes tienen la oportunidad de disfrutar este otoño de un poco de la historia de esta zona riojana, que llegó a tener la renta per cápita más alta del país durante el siglo pasado, ha puntualizado Martínez Soriano. EFE