Navarra, Aragón y La Rioja crean una alianza para defender intereses comunes

San Adrián (Navarra), 24 ene (EFE).- Las comunidades de Navarra, Aragón y La Rioja, en una visita al Centro Nacional de Tecnología Alimentaria (CNTA), han acordado crear una «Alianza del Ebro» para la defensa de intereses comunes en temas como las emergencias, los incendios forestales, el transporte o el sector agroalimentario.

En la visita al CNTA, ubicado en la localidad navarra de San Adrián, han participado las presidentas de Navarra y La Rioja, María Chivite y Concha Andreu, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, acompañados de miembros de sus respectivos gabinetes.

EL EBRO, UN ELEMENTO VERTEBRADOR

En una comparecencia ante los medios de comunicación, María Chivite ha declarado que las tres comunidades tienen en común el río Ebro, «un elemento que, lejos de separarnos, vertebra las tres regiones convirtiéndose en un signo de unión».

Las tres comunidades comparten cerca de 400 kilómetros de mugas, ha recordado Chivite, quien ha apuntado que, por este motivo, «una parte de nuestra ciudadanía desarrolla su día a día indistintamente a uno y otro lado» y «esto nos obliga a hacer un esfuerzo en la prestación de ciertos servicios».

Para ello, han firmado un acuerdo sobre diversas cuestiones, entre ellas la gestión de las emergencias. En ese sentido, van a trabajar juntas en mejorar la coordinación y en adaptarse a los nuevos fenómenos meteorológicos y promover medidas de prevención.

En materia de transporte y comunicaciones, se ha valorado la necesidad de impulsar infraestructuras acordes con las necesidades que plantean la ciudadanía y las empresas. «Estamos de acuerdo en que el progreso de nuestras comunidades pasa por una mejora de la conectividad con el resto de España y con el resto de Europa», ha dicho Chivite.

Y, «por supuesto», ha agregado, «no hay que olvidar que las tres comunidades tenemos protocolos vigentes en materia de colaboración sanitaria para dar un mejor servicio a nuestra ciudadanía».

EL SECTOR AGROALIMENTARIO

Pero el verdadero propósito de esta alianza, ha destacado, es el trabajar unidas en la promoción de fortalezas como la que supone el sector agroalimentario, que «es fundamental tanto para Navarra como la Rioja y Aragón». En Navarra, por ejemplo, es el segundo sector en importancia por detrás de la automoción, aporta el 6,6 % del PIB y es el primero en generación de empleo.

Uno de los asuntos que se ha puesto encima de la mesa es que el sector agroalimentario se enfrenta en estos momentos a un punto de inflexión, ya que «se encuentra en mitad de un proceso de transformación que afecta tanto a la producción agraria como a la industria transformadora de alimentos», ha señalado Chivite.

Al respecto, ha indicado, esta semana se ha producido un «hito especialmente relevante» y es que desde ayer las empresas interesadas en participar de los fondos NEXT Generation a través del PERTE Agroalimentario pueden presentar ya sus proyectos de transformación.

La convocatoria de este año son 510 millones de euros para el fortalecimiento de este sector industrial, alrededor de la mitad de lo que se pretende movilizar en ayudas públicas. En conjunto, la inversión público-privada que pretende movilizar este PERTE podría alcanzar los 3.000 millones de euros y generar hasta 16.000 empleos netos.

El proyecto más potente que se va a presentar a este PERTE, ha asegurado Chivite, está liderado por el CNTA. Se trata del Spain Food Valley que agrupa a decenas de empresas que se ubican en las tres comunidades, pero también en el resto de España.