Un 40 % de las asistencias en Urgencias fueron inadecuadas en octubre

Rebeca Palacios
Logroño, (EFE).- El servicio de Urgencias del Hospital Universitario San Pedro de Logroño ha alcanzado durante el pasado mes de octubre la cifra récord de 11.434 atenciones, el 40 por ciento de ellas «inadecuadas» por tratarse de pacientes no graves.

Así lo ha asegurado a EFE el jefe de este servicio, Pedro Marco, quien ha precisado que en los últimos años las atenciones a niños casi se han duplicado y ya suponen más de un tercio del total.

Este aumento en la «frecuentación» de pacientes ya había comenzado antes de la pandemia, se redujo en 2020 y se estabilizó en 2021, pero este año ha vuelto a aumentar de manera exponencial.

Sin embargo, esta «demanda tremenda e injustificada desde el punto de vista clínico» en Urgencias no se corresponde a un incremento en los casos de covid-19 y, salvo en la población infantil, no ha habido una epidemia de enfermedades respiratorias en octubre.

Ha lamentado que «una parte importante de la población acude a Urgencias de forma inadecuada» y considera que este servicio hospitalario es «como un centro de salud», pero ha insistido en que su uso se debería restringir a las patologías «críticas».

Marco ha insistido en que «no es lo mismo atender a un paciente con un dolor en el pecho que a otro con lumbago, que le duela la rodilla desde hace tres meses o que le haya salido un grano».

Esta situación ha provocado la «saturación» del servicio, con más esperas, de modo que el triaje de llegada se puede llegar a demorar hasta 45 minutos, que es «un tiempo importante para identificar si lo que le pasa a un paciente es importante o no», ha explicado.

Por ello, se han alcanzado cifras de hasta 170 pacientes en un turno de 7 horas, como ocurrió este lunes por la mañana, pero ha puntualizado que la salud de la población «no está tan grave» en La Rioja como para registrar estos datos.

La frecuentación de Urgencias se dispara cuando se acerca la Navidad, con un récord de 360 pacientes en un 23 diciembre, que ya se superó sobradamente durante el pasado verano, con muchos días de más de 400 atenciones, y actualmente medias diarias de 375 enfermos.

En plena pandemia, en otoño de 2020, se pensó que la demanda aumentaría de forma exponencial, pero en octubre de ese año solo se atendieron 6.249 pacientes, casi la mitad que la cifra registrada el mismo mes de 2022, porque los enfermos «no graves» tenían miedo de contagiarse de covid-19.

LLAMADA A LA RESPONSABILIDAD

«No se trata de echar la culpa a los enfermos porque lo somos todos en algún momento de nuestras vidas o de forma crónica. Es una cuestión de usar los servicios hospitalarios con responsabilidad», ha puntualizado.

A su juicio, acudir a Urgencias con una cuestión no grave es «tan desproporcionado» como llamar a los Bomberos porque un gato se ha subido a un árbol.

Entre las razones de este aumento de atenciones «inadecuadas» ha citado la saturación de las consultas de Atención Primaria, mejor horario para compatibilizar con el trabajo o la accesibilidad de un servicio que atiende a cualquier hora, sin ningún tipo de trabas.

Además, ha opinado que ha habido «un cambio de mentalidad» entre la población, que quiere que «se resuelva su caso inmediatamente», por lo que llega, por ejemplo, a visitar las Urgencias a diario porque la medicación no le ha hecho efecto aún o su niño sigue con fiebre.

AUMENTO DE LA DEMANDA INFANTIL

Tradicionalmente, alrededor del 20 por ciento de las atenciones de Urgencias eran a pacientes infantiles, pero esta cifra ya supera el 33 por ciento.

Marco ha precisado que 2019 acumuló en sus 10 primeros meses un récord de 15.400 pacientes menores, mientras que en este 2022 ya se ha superado esa cifra, con 23.000 atenciones hasta finales de octubre, «pero no han aumentado las ratio de ingresos hospitalarios».

Ha recalcado que «no son situaciones urgentes o llegan con problemas menores», que son atendidos, pero esta situación puede «perjudicar» a los que realmente necesitan una atención rápida.

PLANTILLA CONDICIONADA POR LA DEMANDA

Actualmente, la plantilla de Urgencias del Hospital San Pedro está formada por 218 profesionales: 46 médicos, 77 enfermeras, 46 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, 20 administrativos y 29 celadores; mientras que en 2018 la cifra total era de 173 trabajadores.

«Después de aumentar la plantilla, el espacio y el número de camas, no necesitamos más personal del que tenemos para atender un servicio de Urgencias en una situación normal. Estamos muy condicionados por la demanda, pero siempre se va a atender al paciente, en todo caso», ha añadido.

Marco ha explicado que muchas de las atenciones «inadecuadas» en Urgencias suponen más tiempo para sus profesionales porque «parten de 0» y necesitan conocer en profundidad la patología del paciente, un trabajo que ya tiene hecho su médico de Primaria.

La alta frecuentación del servicio, unida a la falta de médicos, son problemas que La Rioja comparte con el resto de comunidades autónomas y en los próximos años se sumarán las jubilaciones de muchos profesionales, lo que agudizará esta situación.

De cara a los próximos meses, las atenciones en Urgencias dependerán de las variables epidemiológicas y el comportamiento de la población, ha concluido.

EFE La Rioja