Un paseo en piragua por el Ebro conciencia sobre su “rico ecosistema”

Logroño, 5 sep (EFE).- Un paseo por el Ebro en kayak, una de las variedades de la piragua, permite concienciarse en primera persona del “rico ecosistema” de la ribera de este río, mediante la observación directa de las múltiples especies de árboles, plantas y animales que alberga y sobre su reducción en los últimos años por la acción humana.

Un paseo por el Ebro en kayak, una de las variedades de la piragua, permite concienciarse en primera persona del “rico ecosistema” de la ribera de este río, mediante la observación directa de las múltiples especies de árboles, plantas y animales que alberga y sobre su reducción en los últimos años por la acción humana. EFE/Abel Alonso

El Ayuntamiento de Logroño y la empresa de turismo activo Rafting Rioja Aventura han tomado la iniciativa de explorar el ecosistema del cauce a su paso por la capital riojana y han organizado «Paseos medioambientales en Kayak», que el pasado domingo, 4 de septiembre, han tenido su primera salida y, con gran éxito, porque todas las plazas están agotadas.

Un paseo por el Ebro en kayak, una de las variedades de la piragua, permite concienciarse en primera persona del “rico ecosistema” de la ribera de este río, mediante la observación directa de las múltiples especies de árboles, plantas y animales que alberga y sobre su reducción en los últimos años por la acción humana. EFE/Abel Alonso

Un equipo de Efe ha participado en esta primera jornada, guiada por el educador ambiental David Gijalba, quien, antes de coger los remos, ha instruido a todos los participantes sobre la flora y la rica fauna del Ebro, mucho más amplia de la que se puede observar desde sus orillas.

«Hay una variedad inmensa de plantas herbáceas, leñosas y arbustos que forman la vegetación”, de tal forma que “un ecosistema de ribera, respecto a cualquier otro ecosistema, tiene 10 veces más especies y, si un ecosistema normal tiene 100 especies, uno de ribera tendría 1.000”, ha explicado este especialista, para quien, a nivel de biodiversidad, el ecosistema del Ebro es «uno de los más ricos».

Para él, el paseo en kayak es una experiencia que facilita la observación, no solo de las plantas que se acumulan a las orillas, como los álamos, los fresnos y los sauces, sino de las distintas aves e insectos que se dejan ver durante segundos, en lo que es una rica flora y fauna en riesgo de extinción debido a ciertas acciones del ser humano.

«En los últimos 200 años se ha perdido el 80 por ciento de los ecosistemas de la ribera”, ha relatado Gijalba, para quien uno de los factores que han llevado a la pérdida de tanta superficie en este ecosistema es “la agricultura”, que «va enlazada con la contaminación porque todo lo que echamos a los campos se termina filtrando y siempre llega al río, y del río pasa al mar”.

Las presas son otro causante de la desaparición de estos entornos y «en España, el 80 % de los ríos están represados, lo que significa que los caudales no van al ritmo al que tienen que ir porque todo lo quees natural en el río se ha modificado”, ha indicado.

“Los peces no pueden subir ni bajar, el agua se va escalonando y los sedimentos no entran, y todo eso, en cierta manera -ha precisado- viene bien para tener electricidad, pero hemos represado tanto los ríos que ya estamos perdiendo toda la interconectividad que tienen entre ellos”.

La charla medioambiental en esta iniciativa, que se sucederá en otras jornadas, se completa con lo más apasionante, presenciar en vivo este rico ecosistema, donde los participantes, provistos de chalecos, se introducen en canoas, hasta formar un grupo y, bajo las explicaciones del técnico, reman por las aguas mientras observaban las distintas especies en su entorno más natural.

Sergio Jiménez Foronda