Un grupo de excursionistas pasea este viernes por el hayedo de Presazelai, cercano a la localidad vizcaína de Dima. EFE/Miguel Toña

El fin de semana abrirá la puerta a “generosas lluvias” en un tiempo más otoñal

Madrid (EFE).- El extraordinario calor que ha dominado el panorama meteorológico en España los últimos 15 días se debilita para dar paso este fin de semana a la llegada de sucesivas borrascas atlánticas “generosas en lluvias”, en un ambiente, que sin ser frío, sí que será más otoñal.

“Llegan cambios en el tiempo”, ha aseverado Rubén Del Campo, portavoz de Aemet, quien explica que la presencia de un potente anticiclón en el norte de Europa bloqueará los próximos días el paso de las borrascas en esas latitudes, favoreciendo su llegada a España dejando “lluvias generalizadas y abundantes”.

Dichas borrascas impulsarán además la llegada de los denominados “ríos atmosféricos”: Zonas de la atmósfera, estrechas y muy alargadas, que en ocasiones nacen en el Caribe y que, en su largo recorrido sobre el Atlántico hacia la península, se cargan de humedad dando lugar a lluvias abundantes en nuestro país.

Con paraguas pero sin frío

España se verá “beneficiada” por las lluvias abundantes, ha incidido Del Campo, quien ha matizado que hasta el próximo viernes se podrían superar los 100 litros por metro cuadrado en Galicia, entorno del sistema Central occidental, suroeste de Andalucía y en puntos del Pirineo aragonés.

Entre 50 y 100 litros por metro cuadrado en el centro, Extremadura sur de Castilla-La Mancha y Andalucía, mientras que en el extremo sureste es probable que no se llegue a los 10 o 15 litros por metro cuadrado.

Este viernes la llegada de un frente dejará lluvias en Galicia, fuertes y persistentes en el oeste de esta comunidad, y en Asturias y noroeste de Castilla y León, que se extenderán a lo largo del día al resto del Cantábrico y a puntos del oeste y centro de la península.

Las temperaturas continuarán altas en la mayor parte del país, con más de 34 grados en las Canarias y más de 32 grados en el interior de las comunidades mediterráneas, aunque ya comenzarán a bajar, sobre todo en Galicia, donde se espera un descenso de entre 6 y 8 grados.

En general, -ha aclarado el portavoz de Aemet- las temperaturas descenderán, favoreciendo un ambiente de otoño, con valores más propios de esta época del año, salvo en las Canarias, donde el fin de semana todavía se prevé “muy caluroso”.

Fin de semana de borrasca

Mañana, el frente continuará hacia el este con lluvias en el Cantábrico y en la zona centro, mitad sur e interior oriental peninsular, sin descartar alguna tormenta y con un descenso generalizado de los valores, sobre todo en el centro y este, donde las máximas bajarán más de 10 grados respecto al día anterior.

YouTube player

En el interior peninsular se alcanzará por el día entre 20 y 25 grados, algo más frescas en zonas de montaña, mientras que en Extremadura y Andalucía se registrarán entre 25 y 30 grados e incluso 34 grados, en un ambiente muy cálido.

El domingo, “otra borrasca atlántica se acercará al noroeste peninsular con lluvias abundantes en Galicia, Comunidades Cantábricas, Castilla y León y norte de Extremadura, además de chubascos tormentosos en la costa catalana y en Baleares, y precipitaciones débiles por la zona centro”, ha avanzado el portavoz.

Ese día, el descenso térmico más acusado se espera en Castilla y León, entre 6 y 8 grados menos, y en la costa mediterránea y en Baleares, con descensos de hasta 5 grados.

La semana empezará inestable

La próxima semana comenzará inestable y con “lluvias en casi cualquier punto de la península”, menos abundantes en el sureste, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía Oriental y más copiosas en el oeste de Galicia, norte de Extremadura, oeste de Andalucía y Cataluña.

Las temperaturas subirán en la mitad norte, salvo en Cataluña, donde bajarán, y sin grandes cambios en el resto: En el sureste de la península y sur de Andalucía podrán rondarse los 28 a 30 grados y entre 25 y 28 grados en el resto del sur; habrá entre 20 y 25 grados en las demás zonas de la península y calor aún en Canarias.