Muere atropellado Juan Carrito, el oso icono del Parque Nacional de Los Abruzos

Roma (EFE).- El oso conocido como Juan Carrito, que se había convertido en un símbolo del Parque Nacional de la región central de Los Abruzos (Italia) y que era famoso por sus incursiones en los centros habitados de los Apeninos centrales, murió anoche tras ser atropellado por un coche de cerca de la localidad de Roccaraso.

A pesar de sus incursiones en las zonas habitadas, se le permitió vivir en libertad ya que nunca había protagonizado ataques a las personas, por lo que el oso de raza «marsicana», característica de esta zona, se había convertido en un símbolo local.

Contrariamente a la costumbre de estos animales, Juan Carrito había sido avistado estos días en la meseta de Cinque Miglia y no estaba hibernando.

El impacto con el vehículo no fue letal de inmediato para el animal, según relató el director del Parque Nacional de Los Abruzos, Luciano Sammarone, al Corriere della Sera, pero murió horas después a pesar de que fue trasladado a un centro veterinario en Pescasseroli.

«Habíamos hecho todo en estos años para asegurarle una vida como un oso libre. Desafortunadamente no lo logramos y esto nos entristece mucho. Uno de la familia se ha ido», explicó Sammarone.

El conductor y los pasajeros del vehículo que lo embistió se encuentran bien, a pesar de que el automóvil en el que viajaban quedó completamente destrozado.

En estos años, el oso fue fotografiado bebiendo en una fuente pública, corriendo por las pistas de esquí de Campo di Giove (L’Aquila) y, hace más de un año, también se le captó en video mientras intentaba jugar con un perro o entrando en una pastelería.

Juan Carrito pesaba 150 kilogramos y era uno de los cuatrillizos nacidos en la primavera de 2020 de la osa conocida como Amarena en el Parque Nacional de Los Abruzos.

En el pasado se le llevó temporalmente al área de vida silvestre de Palena (Chieti) para ser observado y vigilado las 24 horas del día, pero posteriormente fue reinsertado en la naturaleza.

En Italia, según censos recientes, existen unos 60 ejemplares de esta subespecie de oso pardo, única en el mundo y, gracias de proyectos de la Unión Europea, el objetivo es duplicar el rango de la especie y el número de individuos presentes para 2050.