Al menos 142 muertos y 30.000 desplazados por un conflicto en la RD del Congo

Ginebra (EFE).- Al menos 142 personas han muerto y cerca de 30.000 han huido de sus hogares en la provincia occidental de Mai Ndombe (República Democrática del Congo), a causa de un conflicto de tierras entre dos comunidades.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha denunciado que el conflicto entre los pueblos teke y el yaka, por desacuerdos en el pago de tasas por el uso de la tierra, ha desatado una espiral de violencia «preocupante y de unos niveles de violencia no vistos hasta ahora» en el oeste de la RD del Congo,

En una rueda de prensa, la representante de ACNUR en el país, Angele Dikongue-Atangana, ha precisado que la violencia se concentra especialmente en la localidad de Kwamouth, situada a unos 300 kilómetros al norte de Kinshasa y a orillas del río Congo, que a consecuencia del conflicto ha quedado parcialmente abandonada.

«Muchas familias han dejado la región a medida que el enfrentamiento se extendía, y algunos civiles han caminado durante días hasta llegar a una zona segura a 245 kilómetros», ha señalado Dikongue-Atangana.

Miles de mujeres y niños

Unas 27.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, se han refugiado en zonas seguras de la misma provincia o de la vecina Kwilu, mientras que otras 2.600 han cruzado el río en canoas y se encuentran en la vecina República del Congo.

El conflicto, según la portavoz de ACNUR, supone una escalada de violencia en una región, el oeste de RD Congo, que no tenía los niveles de enfrentamientos del este del país, asolado desde hace años por luchas de poder entre grupos armados, algunos de los cuales también operan en países vecinos como Uganda, Ruanda o Burundi.

La representante internacional ha lamentado además que la ayuda a los afectados por esta ola de violencia se ve dificultada por las fuertes lluvias que se registran actualmente en la zona, que en muchos casos impiden el acceso de vehículos con asistencia humanitaria.

Esta ayuda también se ve dificultada por la insuficiente financiación de ACNUR en la región ya que, según ha recordado, sólo un 40 % del presupuesto proyectado para este año por ACNUR en la RD Congo ha sido cubierto y el porcentaje aún es menor (16 %) en la vecina República del Congo.