Turquía apunta a kurdos de Siria como responsables del atentado que provocó 6 muertos en Estambul

Estambul (EFE).- La Policía turca ha confirmado este lunes que la principal sospechosa del atentado que el domingo mató a seis personas en el centro de Estambul es una mujer de nacionalidad siria que recibió la orden de colocar la bomba en la ciudad siria de Kobane.

En un comunicado, la Dirección de Seguridad de Estambul ha revelado que la mujer detenida pocas horas después de la fuerte detonación de un artefacto se llama Ahlam Albashir.

Imagen facilitada por el Departamento de Policía de Estambul de la detención de la ciudadana siria Ahlam Albashir, principal sospechosa del atentado del domingo en Estambul.
Imagen facilitada por el Departamento de Policía de Estambul de la detención de la ciudadana siria Ahlam Albashir, principal sospechosa del atentado del domingo en Estambul. EFE/EPA/Departamento de Policía de Estambul

En el interrogatorio al que fue sometida por la policía tras ser arrestada en una vivienda de Estambul, la sospechosa confesó que «fue entrenada como agente especial de inteligencia por la organización terrorista PKK/PYD/YPG».

La nota se refería asi al Partido de la Unión Democrática (PYD) de Siria y a su brazo armado, las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG), al considerar a ambos estrechamente vinculados al proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán, la guerrilla kurda en Turquía, considerado grupo terrorista.

Según el comunicado policial, Albashir habría revelado que «entró ilegalmente en Turquía desde Afrin (Siria) para llevar a cabo el atentado».

«Dijo que recibió la orden del centro del PKK/YPG/PYD para una acción en Estambul y que lo hizo el 13.11.2022 a las 16.30 (hora local, 13.30 GMT)», añade la nota.

Operación de castigo en el norte de Siria

Pocas horas después de culpar a las milicias kurdosirias YPG del atentado, Ankara informaba de que el ejército turco abatió en el norte de Siria a cuatro miembros de dichas milicias.

«El héroe Mehmetçik (término turco utilizado para referirse a los soldados) sigue dando el castigo necesario a los cobardes que no se atreven a enfrentarse a él y que son tan traicioneros para atacar a personas inocentes», señaló el ministerio turco de Defensa en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Aliadas de EE. UU. en la lucha contra el yihadista Estado Islámico, las YPG son consideradas terroristas por Ankara debido a su vinculación con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda en Turquía, clasificado como terrorista también por Washington y la Unión Europea (UE).

Algunos analistas ya han adelantado, en declaraciones a la emisora NTV, que si los atacantes vinieron de Siria, el Gobierno turco podría ordenar una nueva operación militar en el lugar.

Las fuerzas turcas ya están presentes en el norte de Siria, donde bajo los nombres de «Escudo del Éufrates», «Rama de Olivo» y «Primavera de la Paz» lanzaron tres operaciones en 2016, 2018 y 2019, respectivamente.

Críticas a EEUU

Por su parte, el ministro turco de Interior, Suleyman Soylu, ha asegurado en el lugar del siniestro que «los terroristas fueron atrapados con una operación exitosa. Si no se les hubiese capturado iban a huir hoy a Grecia».

En declaraciones televisadas en directo, el ministro ha arremetido hoy contra Washington por apoyar y financiar a los kurdosirios.

«Los peones no son importantes. Los responsables son los que alimentan al PYD. No aceptamos el mensaje de condolencia del Consulado de EE. UU. Tenemos que cuestionar la alianza de los que financian a los de Kobane desde su Senado», ha declarado Soylu.