Boric designa a su tercer candidato a fiscal nacional tras los rechazos de Senado

Santiago de Chile (EFE).- El presidente de Chile, Gabriel Boric, designó este miércoles al abogado Ángel Valencia para el cargo de fiscal nacional durante los próximos ocho años, su tercer candidato en más de un mes tras el rechazo del Senado a sus dos propuestas anteriores.

Valencia, abogado de la Universidad de Chile, trabajó como asesor de la Fiscalía Regional de Aysén (sur) y como fiscal adjunto en las Fiscalías de Valparaíso (centro) y Metropolitana Sur entre 2002 y 2006, informó el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, en una fotografía de archivo. EFE/ Isaac Esquivel

«Desde el año 2006, el señor Valencia se ha desempeñado en el libre ejercicio de la profesión de abogado, especializándose en la litigación de causas penales», añadió el comunicado oficial.

En Chile, el fiscal nacional es designado por el presidente de la República, que escoge a uno de los cinco candidatos propuestos por la Corte Suprema y debe ser ratificado por los dos tercios de los 50 votos del Senado.

Desde la creación del Ministerio Público en el año 2000 con la implementación de la reforma procesal penal, es la primera vez que el Senado impugna a candidatos designados por el presidente.

«Esto no se trata de quien gana o quien pierde en la esfera política, esto (la nominación) es una preocupación de los ciudadanos y nosotros esperamos que avance», aseguró en una rueda de prensa minutos después del anuncio la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos.

José Morales Opazo, actual fiscal adjunto jefe de la Fiscalía Local Santiago Norte, no consiguió el pasado 30 de noviembre los dos tercios necesarios para ser ratificado como fiscal nacional.

Boric nominó después a Marta Herrera, jefa de la Unidad Anticorrupción del Ministerio Público y quien tampoco recibió el beneplácito de la Cámara Alta el pasado 19 de diciembre.

¿La tercera es la vencida?

La oposición acusa a Boric de no buscar consensos en el Senado, donde no tiene mayoría, mientras que desde el oficialismo señalan a los senadores de derechas de «apropiarse» de una facultad presidencial y querer influir demasiado en la elección del nuevo fiscal.

«No podemos seguir esperando, porque debilita la capacidad de conducción de un poder del Estado importante en la persecución del delito», dijo en rueda de prensa por la mañana la ministra vocera del Gobierno, Camila Vallejo, quien deseó que «a la tercera sea la vencida».

El Ministerio Público se encuentra descabezado desde finales del pasado septiembre cuando Jorge Abbott dejó el cargo al cumplir el límite de edad de 75 años.

La designación de un nuevo fiscal nacional coincide con una crisis de inseguridad inédita, causada por el incremento del crimen organizado y la delincuencia.

También tiene lugar en plena polémica por el otorgamiento de 12 indultos presidenciales a presos condenados por diferentes delitos en el marco del estallido social de octubre de 2019 y a un ex integrante del grupo armado opositor a la dictadura Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).