Un palestino de 15 años muere por fuego israelí en Belén

Jerusalén (EFE).- Un adolescente palestino de 15 años murió hoy por fuego israelí durante una incursión de su Ejército en el campo de refugiados de Dheisha, en la ciudad de Belén, al sur de Cisjordania ocupada.

El Ministerio de Sanidad palestino identificó a la víctima como Shaker Ayad, quien murió «por disparos en el pecho durante una incursión israelí de madrugada».

«El Ejército de ocupación irrumpió en el campamento y procedió a allanar y registrar las casas de los ciudadanos, a raíz de lo cual se produjeron enfrentamientos, en los que los soldados dispararon indiscriminadamente balas reales y recubiertas de goma, gas y bombas de sonido», informó la agencia oficial palestina Wafa citando fuentes de seguridad.

Ayad fue herido en el pecho durante los choques y trasladado al Hospital Beit de Jala, donde los médicos declararon su muerte.
Otro niño resultó herido por fuego real en la mano en esa incursión en el campo de Belén, donde la gobernación declaró hoy huelga general.

Se trata del tercer palestino muerto en incidentes violentos con Israel desde el inicio del año, después de que dos jóvenes murieran ayer en enfrentamientos armados en una aldea próxima a Yenín, al norte de Cisjordania.

Un palestino de 15 años muere por fuego israelí en Belén
Una vivienda destrozada en el pueblo de Kfar Aqab. EFE/EPA/Alaa Badarneh

La violencia continúa en Cisjordania después de que la zona viviera en 2022 su año más letal desde 2006, con 170 muertos palestinos, frente a los 29 de lado israelí, víctimas de ataques.

El Ejército israelí no ha informado todavía sobre la incursión en Belén, pero sí sobre otra también esta madrugada en el pueblo de Kfar Aqab, entre Ramala y Jerusalén, para inspeccionar de cara a una eventual demolición la vivienda familiar del palestino responsable del doble atentado con bomba en Jerusalén en noviembre.

El ministro Ben Gvir visita la Explanada de las Mezquitas pese a las amenazas de Hamás

El nuevo ministro israelí de Seguridad Nacional, el extremista Itamar Ben Gvir, visitó esta mañana por sorpresa la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, a pesar de las amenazas del movimiento islamista Hamás de que su entrada al reciento podría provocar otra escalada de violencia.

«Nuestro gobierno no sucumbirá a las amenazas de Hamás», señaló a los medios Ben Gvir, líder de Poder Judío, partido ultranacionalista, religioso y supremacista judío.

El liderazgo palestino, tanto la Autoridad Palestina en Cisjordania como Hamás en Gaza, advirtieron de que la visita del ministro israelí esta mañana a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén es una «línea roja» que tendrá «graves consecuencias».

«El crimen del asalto de la mezquita de Al-Aqsa por parte del ministro sionista fascista es una continuación de la agresión de la ocupación sionista contra nuestras santidades y su guerra contra su identidad árabe», denunció el portavoz del movimiento islamista Hamás, Hazem Qasam.

Las facciones palestinas de Gaza, encabezadas por el movimiento islamista Hamás que gobierna la franja, hicieron un llamamiento al pueblo palestino en Cisjordania a «intensificar los choques y confrontar a la ocupación israelí», tras la visita de Ben Gvir a la Explanada de las Mezquitas.

La Liga Árabe, así como Jordania y Egipto, condenaron «enérgicamente» la visita y advirtieron contra las consecuencias de esa «medida unilateral».

La Explanada de las Mezquitas es sagrada tanto para musulmanes -alberga la importante mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca, donde Mahoma ascendió al cielo-; como para judíos, que lo llaman Monte del Templo porque creen que allí se levantó el Segundo Templo.

Ante la intención expresada en los últimos días por Ben Gvir de visitar de nuevo la Explanada, el movimiento Hamás -que gobierna en Gaza pero con presencia también en Cisjordania y Jerusalén este- acusó al político israelí de «echar leña al fuego» al pretender «profanar y asaltar la bendita mezquita de Al Aqsa», por lo que pidieron a los jóvenes palestinos de la ciudad actuar para evitarlo.

Pese a las advertencias, Ben Gvir entró hoy al recinto acompañado de su rabino y fuertemente escoltado por la policía, que ahora está bajo su mando como ministro de Seguridad Nacional. Medios israelíes informan de que incluso el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se reunió anoche con él para pedirle que desistiera de sus planes.

YouTube player