EFE VERIFICA: ¿Hay peligro de que un submarino ruso lance un ataque nuclear?

Jorge Ocaña y Beatriz Naya I

Madrid (EFE).- ¿Existe peligro inminente de un apocalipsis nuclear? El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, alertaba este jueves que el mundo está más cerca del armagedón de lo que lo ha estado desde la crisis de los misiles de Cuba en 1962, en medio de crecientes especulaciones sobre el uso de armas nucleares tácticas por parte del régimen de Vladímir Putin.

La movilización del submarino ruso Bélgorod ha contribuido a este debate, en el que medios de comunicación y mensajes en redes sociales han apuntado la posibilidad de que el sumergible transporte el arma nuclear Poseidón.

Sin embargo, este torpedo, bautizado como el «arma del apocalipsis», no estará operativo hasta 2027, según informaciones y expertos consultados por EFE Verifica. Además, los recientes movimientos del submarino ruso podrían ser pruebas convencionales y no suponer una amenaza a Occidente.

La circulación de mensajes y publicaciones que advierten de la posibilidad de que el Kremlin utilice esta arma nuclear de nueva generación surgió a raíz de un artículo publicado recientemente por el diario italiano La Repubblica y citado por varios medios, en el que se afirmaba que la Alianza teme que el Bélgorod se hubiera sumergido en mares del Ártico para realizar pruebas del torpedo.

Otras publicaciones fueron más allá y sugirieron que el submarino habría estado implicado en las fugas de los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2.

El submarino podría estar operativo en 2027

En realidad, el artículo de La Repubblica no afirma que el torpedo Poseidón esté listo para ser utilizado por el Ejército ruso y fuentes de la OTAN consultadas por EFE afirman que la Alianza «no ha observado ningún cambio en la postura nuclear de Rusia».

De hecho, la información del diario italiano señalaba que la OTAN teme que la misión del Bélgorod en el Ártico sea «probar por primera vez» esta arma nuclear, si bien un informe del Servicio de Investigación del Congreso de EEUU (CRS) hecho público en abril ya advertía de que desde 2016 el Kremlin había realizado pruebas con el Poseidón, pero el sistema «no podría desplegarse hasta 2027».

Militar ruso en Ucrania. EFE/EPA/Alessandro Guerra

También la agencia pública rusa TASS indicó el 12 de mayo de 2018 que el sistema Poseidón no se incluiría en el «programa estatal de armamento» ruso hasta 2027.

Esta agencia, que cita una fuente armamentística, informó de que el portador de esta ojiva sería un «nuevo submarino nuclear» que se estaba construyendo en un astillero de la ciudad rusa de Severodvinsk, donde se construyó el submarino Bélgorod.

El Poseidón, de momento, es solo un concepto

Sobre esta cuestión, fuentes de la Alianza Atlántica han asegurado a EFE que esta organización «no ha observado ningún cambio en la postura nuclear de Rusia». «La OTAN y los aliados permanecen vigilantes», añaden.

El investigador Guillermo Pulido, experto en defensa internacional y editor de la revista Ejércitos, coincide en que el proyectil nuclear no está listo y precisa que ni siquiera el Bélgorod está «plenamente operativo para el combate».

«El Poseidón es un arma muy inmadura y por ahora es solamente un concepto», mientras que «el Bélgorod está solamente haciendo pruebas en el mar, no preparándose para ejecutar un ataque contra la OTAN», señala.

Con respecto al submarino, este analista señala que todavía pueden pasar años hasta que «esté listo para el combate», pues fue entregado a la Armada rusa el pasado julio.

Lejos de los gasoductos Nord Stream

En contra de lo que sugieren varias publicaciones, imágenes tomadas por satélite ubican al submarino en el mar de Barents, en el Océano Ártico, mientras ocurrían los ataques contra los gasoductos Nord Stream en el Báltico, a cientos de kilómetros.
El portal especializado Naval News publicó dos fotografías que mostraban al submarino en la superficie y lo situaban al norte de Rusia los días 22 y 27 septiembre.

El analista HI Sutton, especialista en submarinos y en inteligencia de fuentes abiertas (OSINT), señaló en este medio que el hecho de que el Bélgorod estuviese en el mar de Barents en esas fechas hacía «imposible que haya estado en el Báltico en el momento de los ataques».

Sutton señala además que sus movimientos se ajustan en líneas generales a lo que cabría esperar de un nuevo submarino, aunque no descarta que los movimientos del submarino se deban a «un lanzamiento de prueba del Poseidón».

De acuerdo con la descripción hecha pública por Rusia a través de TASS. el torpedo nuclear Poseidón, conocido ya como «arma del apocalipsis», debería dar con el objetivo “a una distancia de cientos de kilómetros” y dejaría las franjas costeras completamente «inhabitables durante décadas» a causa de las olas radiactivas.

*Puedes leer el artículo completo en EFE Verifica