El Ocean Viking atraca en la base naval francesa de Tolón

París (EFE).- El barco humanitario Ocean Viking ha atracado este viernes en la base naval francesa de Tolón (sureste) con 230 personas a bordo, tras no recibir permiso para desembarcarlas en Italia.

El prefecto (delegado del Gobierno) del departamento de Var, Evence Richard, ha informado en una rueda de prensa en la misma base de que, una vez desembarcados, se realizará una evaluación de la situación sanitaria de los migrantes, entre los que hay 57 niños. Después serán llevados a un centro de internamiento durante un máximo de veinte días para el estudio de sus casos y quienes tengan derecho a solicitar asilo lo hagan «por el procedimiento acelerado».

En cambio, en el caso de las personas que no tengan derecho a solicitar asilo o puedan suponer un riesgo para la seguridad, se iniciará el procedimiento «para que vuelvan a sus países de origen», ha señalado el director general de Extranjería, Éric Jalon.

Jalon también ha avanzado que hay «contactos ya iniciados» con algunos países para que se hagan cargo de sus ciudadanos.

Conflicto entre Francia e Italia

El buque llevaba a 234 personas rescatadas de aguas del Mediterráneo, pero ayer un helicóptero francés evacuó a cuatro de ellas por problemas médicos serios cuando la nave estaba todavía en alta mar.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció anoche que nueve países europeos (Alemania, Portugal, Irlanda, Luxemburgo, Croacia, Bulgaria, Rumanía, Malta y Lituania) se han comprometido a acoger a dos tercios de las personas que se queden.

Darmanin destacó la «solidaridad europea» mostrada por esos nueve países, en contraste con la negativa de Italia a hacerse cargo de las personas rescatadas en el mar por el buque.

Darmanin anunció ayer medidas contra Italia, entre ellas reforzar los controles fronterizos con ese país y suspender «con efecto inmediato» el acuerdo de relocalizaciones que se había establecido a nivel europeo para el reparto de los migrantes rescatados por barcos humanitarios.

La Comisión Europea ha señalado que considera «esencial» que haya «buenas relaciones» entre Italia y Francia, enturbiadas por problemas migratorios, y está en contacto con los dos países a diferentes niveles para tratar de superar las dificultades «lo antes posible».


Meloni califica de «agresiva» la reacción francesa y pide una «solución europea»

La primera ministra italiana, la ultraderechista Giorgia Meloni, ha calificado hoy de «agresiva» y «desproporcionada» la reacción de Francia y ha pedido que «se construya una solución europea» al problema migratorio.

En una rueda de prensa en Roma, Meloni ha señala que es la primera vez que un buque de rescate de inmigrantes atraca en un puerto francés, cuando desde el comienzo del año Italia ha hecho entrar a casi 90.000 migrantes en su territorio.

La primera minstra italiana, Giorgia Meloni, en una rueda de prensa este viernes en Roma. EFE/EPA/Maurizio Brambati

Meloni ha insistido en que la reacción francesa es «incomprensible» y que «no es justo» hablar de la poca solidaridad de Italia en la UE, cuando de todos los migrantes llegados este año al país alpino, solo se han llevado a cabo 116 reubicaciones, 38 en Francia.

«Algo no funciona» cuando lo que «molesta» es que Italia «no sea el único puerto de desembarco para migrantes del Mediterráneo», ha denunciado.

«No creo que tengamos que discutir cada vez con Francia, Grecia, España… La única solución común, y lo hablé con Macron, Alemania y la UE, es la defensa de las fronteras exteriores de la UE, bloqueando las salidas, abriendo centros. Pido que se construya una solución europea».