El temor a apagones este invierno sobrevuela las regiones y ciudades de la UE

Por Bruno Fortea Miras

Bruselas.- El Comité de las Regiones (CdR), que aglutina a municipios y regiones de la Unión Europea, reclamó este martes, a través de su presidente Vasco Cordeiro, más apoyo a las autoridades locales para evitar el riesgo de que, según dijo, algunas ciudades «no tengan electricidad» este invierno.

«Percibimos señales preocupantes por toda Europa, con ciudades en riesgo de no tener electricidad y luchando para proporcionar servicios esenciales, como el transporte público y la gestión de los residuos, o simplemente mantener calientes a los niños en la escuela», advirtió Cordeiro durante el pleno del CdR en Bruselas.

El dirigente portugués rechazó la idea de una Europa donde «la gente deba escoger entre comer o encender la calefacción» y, ante los cargos regionales y locales reunidos en el pleno, les recomendó que implementen medidas de ahorro energético.

«Reducir la temperatura ambiente en edificios públicos, apagar las luces en los monumentos por la noche, reducir los límites de velocidad en zonas urbanas, invertir en renovables o concienciar a la población», enumeró Cordeiro en la lista de medidas.

En declaraciones a los periodistas tras el pleno, el presidente del CdR añadió que, más allá de superar el reto de la escalada de los precios de la energía, la UE debe seguir profundizando en su agenda climática a largo plazo y no encallarse en la resolución de la crisis actual.

«No deberíamos reducir nuestra dependencia del combustible fósil solo porque Europa dependa de Rusia en este aspecto, sino porque se trata de lo correcto, y es lo correcto desde hace décadas. Quizás esto sea un llamada de atención, pero nunca debemos perder de vista la fotografía grande», aseguró.

Crisis energética

En un receso, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, puso el acento en la necesidad de culminar la transición ecológica ante la actual crisis energética y, en declaraciones a EFE y otro medio de comunicación, aseguró que el 54 % de la producción energética de su región ya es de origen renovable.

«Desde luego, tenemos que buscar alternativas energéticas y, desde luego, en España, que somos un país meridional, una de las opciones que tenemos es la fotovoltaica y el hidrógeno verde. Creo que tenemos que apostar de manera decidida, como estamos haciendo en Andalucía», aseveró el dirigente popular.

Fin de la guerra en Ucrania

Por su parte, la consejera de la Presidencia del Gobierno de Cantabria, Paula Fernández Viaña, aseguró que el final del conflicto en Ucrania sería clave para relajar la presión energética: «Europa tiene que implicarse más, esta guerra tiene que terminar», declaró a EFE y a otro medio de comunicación.

«El otro día estaba en un ayuntamiento de Cantabria muy pequeño, de apenas 300 habitantes, y en el que su alcalde me decía que de un coste anual de luz de 30.000 euros iban a pasar a uno de 80.000, y que iba a tener que apagar la luz en las calles. La preocupación es mucha, solos no vamos a hacer nada, y el amparo de Europa es clave para acabar con el conflicto», insistió.

Energías renovables

En cambio, para la directora general de Acción Exterior de la Junta de Extremadura, Rosa Balas, la situación en su comunidad y en el conjunto de España es más llevadera, según declaró a EFE y a otro medio de comunicación, que en el resto de Europa.

«En Extremadura tenemos la suerte de ser una gran exportadora de energía renovable en España y de ser parte de esa isla ibérica que está permitiendo que las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania sean más leves en relación con las realidades que están viviendo otras regiones y ciudades de Europa», aseguró tras asistir al pleno del CdR.

Esta sesión plenaria del Comité de las Regiones se alargará hasta el miércoles, coincidiendo con la celebración de la Semana Europea de las Ciudades y Regiones, y la publicación de un informe sobre el estado anual de estos entes subestatales que advierte, precisamente, de que la guerra de Ucrania y la crisis climática han contribuido a aumentar los desequilibrios territoriales en la UE.

Editado Web: Javier Agramunt