Jersón se prepara para el regreso de sus residentes desplazados por la guerra

Leópolis (Ucrania) (EFE). – Los residentes desplazados de Jersón esperan un rápido regreso a sus hogares tras la recuperación de la ciudad por parte de Ucrania, pero las autoridades advierten de que podría ser necesario evacuarla de cara al invierno ante posibles ataques rusos y los daños en las infraestructuras.

El jefe de la administración militar regional, Yaroslav Yanushevich recomendó a los residentes de la capital regional que abandonaran la ciudad liberada con destino a «regiones más seguras» y advirtió de que es «altamente probable» que se produzcan ataques de la artillería rusa.

Zelenski declara el principio del fin de la guerra en la liberada Jersón

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha visitado este lunes la ciudad de Jersón, la única capital regional que los rusos lograron controlar militarmente en los casi nueve meses desde que Rusia invadió este país.

Se trata de la primera visita del mandatario ucraniano a esta localidad del sur de Ucrania, una de las principales del país y cuya recuperación fue anunciada por Zelenski el pasado 11 de noviembre, después de que las tropas rusas decidieran retirarse al otro lado del río Dniéper.

Preguntado por los periodistas sobre los motivos para viajar a Jersón tan pronto, con las fuerzas rusas aún tan próximas, el presidente respondió que todos los habitantes de la ciudad se enfrentan al mismo riesgo y aún así deben realizar el trabajo que les corresponde.

«Creo que es importante estar aquí para mostrar a la gente de Jersón que no sólo hablamos sino también cumplimos lo que prometemos, avanzamos e izamos nuestras banderas», ha dicho Zelenski, en referencia a la contraofensiva ucraniana, en la plaza central de Jersón.

Además el presidente ha asegurado para él es importante sentir «las emociones, la energía de la gente», ya que esto acrecenta su «motivación».

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky (4-i, frente) a su llegada a la recuperada ciudad de Jersón, acompañado de altos mandos militares
El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky (4-i, frente) a su llegada a la recuperada ciudad de Jersón, acompañado de altos mandos militares. EFE/EPA/Oleg Petrasyuk

Por lo que respecta a la ocupación, Zelenski ha afirmado que la retirada rusa ha dejado numerosos edificios e infraestructuras en ruinas, pero que las fuerzas armadas de Ucrania han demostrado que es «imposible» acabar con el país.

Aún así, ha hecho un llamamiento a la cautela a los civiles, ya que según ha advertido, muchos edificios han sido minados por los rusos y ya existen «varios casos de heridas y de muertes».

No obstante, según el presidente, se están realizando labores de desminado y avanzan también los trabajos para restaurar el suministro eléctrico y las líneas de comunicación de Jersón con el resto del país.

«Un camino largo y complicado»

«Estamos avanzando paso por paso hacia todos los territorios temporalmente ocupados de nuestro país. Por supuesto es difícil, es un camino largo y complicado», ha señalado Zelenski en declaraciones a la prensa.

El presidente ha subrayó que Ucrania está «lista para la paz, pero la paz para todo el país», con lo que ha rehusado hacer concesiones territoriales.

«No nos interesa el territorio de otros países. Sólo nos interesa la desocupación del nuestro. Así que no sé qué será lo siguiente en ocurrir, pero ocurrirá», ha afirmado.

El mandatario ucraniano, que ha llegado acompañado por varios altos funcionarios y militares, además de varios ministros, ha participado en un minuto de silencio por los caídos y en el izado de la bandera nacional en el centro de la urbe, según fotos publicadas por el jefe de la oficina presidencial, Andrii Yermak

El presidente además entregó condecoraciones a soldados que participaron en la liberación de la capital regional y se fotografió con ellos, según imágenes difundidas en su cuenta de Telegram con el rótulo «Nuestros héroes».

La ayuda humanitaria llega por primera vez a Jersón

Coincidiendo con la visita de Zelenski, un convoy de Naciones Unidas ha entrado hoy en Jersón, lo que supone la primera partida de ayuda humanitaria internacional que llega a la ciudad, recientemente recuperada por Ucrania.

El convoy transporta alimentos, agua potable, mantas y otros materiales para más de 6.000 personas, en una operación en la que participan la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), indicó un comunicado de Naciones Unidas.

Ciudadanos de Jersón celebran la liberación de la ciudad este lunes, coincidiendo con la visita del presidente ucraniano Volodimir Zelenski.
Ciudadanos de Jersón celebran la liberación de la ciudad este lunes. EFE/EPA/Oleg Petrasyuk

La coordinadora de la ONU para asistencia humanitaria en Ucrania, Denise Brown, también en Jersón por la llegada de este primer convoy, destacó que la comunidad internacional «debe actuar rápido para ayudar» a una población que «se ve muy dificultada a la hora de atender sus necesidades más básicas».

La nota oficial de la ONU subrayó que Jersón, única capital regional que los rusos lograron controlar militarmente desde el inicio de la invasión, sufre escasez de agua y electricidad, mientras hay graves carencias de medicamentos en los centros sanitarios y de alimentos en los mercados.

Naciones Unidas enviará en este sentido medicamentos para tratar a más de mil pacientes de la ciudad en el próximo mes, añadió el comunicado.