Malas prácticas en un hospital de Portugal dejaron 22 muertos o mutilados, según la denuncia de dos cirujanos

Lisboa (EFE).- Pacientes operados de tumores que no existían, desangrados, fallecidos tras intervenciones innecesarias… Las denuncias contra las malas prácticas que supuestamente dejaron al menos 22 muertos o mutilados en un hospital de Portugal destapadas hoy revelan un escenario dantesco que ha sacudido a los portugueses.

Las denuncias sobre estas supuestas malas prácticas fueron realizadas por dos cirujanos del Hospital Fernando Fonseca (conocido como Amadora-Sintra y a menos de 15 kilómetros de la capital), según recoge hoy el diario Expresso.

Los casos se remontan a octubre y noviembre de 2022 y el Colegio de Médicos de Portugal fue informado de lo ocurrido en el hospital hace un mes.

En su carta a la institución, uno de los denunciantes alegó que era su «deber ético, profesional, personal, de ciudadanía alertar que existen situaciones de daño a la vida y de calidad de vida graves», que incluyen «mortalidad y mutilaciones innecesarias, evitables, resultado de una atención al paciente que no coincide con la legis artis (procedimientos profesionales)».

Además, aseguró que no ha sido provocado por un médico en concreto sino por «una situación sistémica» y que es necesario «cuestionar y reformular» la estrategia al tratar a los pacientes para evitar muertes.

Aclaró que, sumados a los 22 casos más graves, hubo «muchos otros» que no fueron tratados adecuadamente, aunque de menor gravedad, «‘perdidos’ en el servicio (de Cirugía General), evaluados por médicos jóvenes, voluntariosos pero sin experiencia, que, aunque están dando lo mejor de sí, poco o nada son corregidos u orientados».

Negligencia que cuesta vidas

Con ejemplos, los denunciantes precisaron que un paciente de unos 60 años al que le intervinieron del bazo sin instrucciones para la cirugía programada murió «desangrado, con cerca de 15 transfusiones», de acuerdo con la información de Expresso.

Poco después, otra persona de una edad similar fue intervenida del páncreas por sospechas de un tumor que no existía: «El estudio prequirúrgico fue insuficiente y el paciente estuvo internado mucho tiempo, con complicaciones y nueva cirugía», añade.
Se suman varios pacientes oncológicos operados que no tenían cáncer y se menciona el caso de uno «que recibió radioterapia y no tenía tumor».

Asimismo, un enfermo operado por una hernia «termina muriendo con peritonitis por una lesión en el intestino, tratado con una nueva cirugía que se realizó varios días después de que se evidenciara mediante análisis que algo no estaba bien».

Otro paciente, que sí tenía hernia, siguió con ella después de la intervención y se negaron a operarle de nuevo.

Otros ejemplos incluyen un enfermo dado de alta con un absceso hepático no tratado tras ser operado del hígado y que tuvo que ser rehospitalizado «en shock séptico severo».

Investigación en marcha al hospital de Portugal

Como respuesta, el Hospital Fernando Fonseca ha informado hoy que su Consejo de Administración recibió una primera denuncia en octubre sobre «supuestos indicios de malas prácticas» y abrió un «proceso de investigación» para determinar los hechos.

En un vídeo al que ha tenido acceso a EFE, la portavoz del Consejo de Administración, Ana Valverde, explicó que la entidad recibió la denuncia de un exdirector del servicio de Cirugía y solicitó al Colegio de los Médicos «de un proceso de averiguación independiente», se informó a la Inspección General de Actividades en Salud (IGAS) de Portugal y se inició «una auditoría clínica» interna de ese departamento.

«Las averiguaciones serán llevadas a las últimas consecuencias», añadió Valverde, quien insistió en que, «si hubo error, no será ignorado» y pidió «confianza» en los trabajadores del hospital.