Indignación en Chile por la anulación del juicio en un emblemático caso de violación

Santiago de Chile, (EFE).- La decisión del Supremo chileno de anular el juicio a Martín Pradenas por violación y abuso sexual a siete mujeres causó este jueves una gran indignación en el país y empujó a las calles a las organizaciones feministas.

Minutos después de la revocación de la condena a 20 años de prisión impuesta a Pradenas, varias organizaciones de mujeres se agolparon a las puertas del máximo tribunal con pancartas moradas y al grito de «¡Corte Suprema, vergüenza nacional!».

«No es la primera vez que la Corte Suprema falla en contra de nosotras, no es la primera vez que nos da la espalda a las mujeres y que nos golpea», dijo Alondra Carrillo, vocera de la Coordinadora Feminista 8M.

«Nos parece tremendamente grave que se tenga que revictimizar a siete mujeres que vivieron violencia sexual y a las familias de esas mujeres repitiendo el proceso judicial», denunció por su parte la portavoz de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, Lorena Astudillo.

Mujeres se manifiestan en las afueras de los tribunales de justicia, en Santiago (Chile). EFE/ Elvis González

En un fallo emitido este jueves, la Corte aceptó el recurso de nulidad interpuesto por la defensa de Padrenas y ordenó repetir el juicio por falta de imparcialidad de uno de los jueces del tribunal penal de Temuco (sur), quien hizo comentarios contra el acusado en sus redes sociales durante la vista oral.

«Es terrible»

El máximo tribunal no cuestionó el fondo de la sentencia, como son las pruebas emitidas o los delitos cometidos por el acusado, y basó la nulidad de la causa únicamente en los mensajes emitidos por el juez implicado.

Pese a la nulidad, Pradenas deberá seguir en prisión preventiva hasta que se repita el juicio.

El fallo también causó indignación en el Gobierno y la ministra de la Mujer, Antonia Orellana, lo calificó de «terrible».

«Es fundamental que durante todas las etapas del proceso judicial, en especial quienes tienen la función más fundamental, los jueces, se tomen todo con la mayor delicadeza», añadió.

A las puertas del máximo tribunal, también se acercó la diputada independiente Marcela Bulnes, quien aseguró que la celebración de un nuevo juicio «revictimiza» a las víctimas.

Mujeres se manifiestan hoy, en las afueras de los tribunales de justicia, en Santiago (Chile). EFE/ Elvis González

El caso Pradenas tuvo un amplio eco mediático y social a raíz del suicidio en 2019 de unas de sus víctimas, Antonia Barra, de apenas 21 años, que se quitó la vida por las secuelas psicológicas derivadas tres semanas después de ser violada.

La repercusión del caso impulsó la denominada «Ley Antonia», promulgada esta semana en honor a Antonia Barra y que tipifica la inducción al suicidio feminicida y el suicidio feminicida.

En lo que va de año, al menos 53 mujeres han sido asesinadas en Chile, según datos de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres.