La COP27 se prepara para 48 horas más de debate ante la falta de avances

Sharm el Sheij (Egipto) (EFE).- La cumbre del clima de Naciones Unidas COP27 se prepara para 48 horas más de debate durante el fin de semana, después de que las autoridades de la organización anunciaran la ampliación de los servicios en el reciento ferial hasta el domingo 20 de noviembre.

A falta de una confirmación oficial de la extensión de las negociaciones por parte de la presidencia de la COP27, un documento enviado a los jefes de las delegaciones por la organización detalla la ampliación de los servicios de transporte y alimentación en el recinto de congresos donde se desarrolla la reunión.

Según el documento, los equipos negociadores, y todo el personal acreditado para asistir tendrán servicios hasta la medianoche del domingo 20.

La extensión de la COP27 se daba por hecho ante la falta de avances en las negociaciones, bloqueadas y sin que se hayan desbloqueado temas fundamentales como pérdidas y daños, financiación y adaptación.

Los negociadores de las partes que participan en la cumbre trabajan desesperados en la búsqueda de un acuerdo en su último día oficial de trabajo, sin que de momento haya noticias de que se hayan destrabado los temas fundamentales de pérdidas y daños y financiación.

Un primer borrador

La presidencia de la COP27 ha presentado el primer borrador de la que será la decisión final que saldrá de la cumbre de Egipto tras dos semanas de negociaciones por las partes en el que se mantiene un lenguaje enrevesado y sin pocas novedades respecto a documentos previos o el acuerdo de Glasgow.

El presidente de la COP27, Sameh Shoukry (d) habla junto al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres (izquierda), en una sesión de la cumbre climática en Sharm El-Sheikh, Egipto
El presidente de la COP27, Sameh Shoukry (d) habla junto al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres (izquierda), en una sesión de la cumbre climática en Sharm El-Sheikh, Egipto. EFE/EPA/Khaled Elfiqi

El apartado dedicado a energía reconoce la preocupación por el impacto de la crisis energética (derivada de la guerra en Ucrania) en el cumplimiento «oportuno» de las promesas y compromisos relacionados con la transición energética y la diversificación de la energía, y subraya la importancia de evitar un retroceso en las promesas relacionadas con la acción y el apoyo.

Así, urge a aumentar la proporción de las renovables en el mix energético y alienta a que sigan los esfuerzos para acelerar las medidas encaminadas a la reducción progresiva de la producción de energía con carbón más emisora, y a la eliminación progresiva y racionalización de las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles, «en consonancia con las circunstancias nacionales y reconociendo la necesidad de apoyar la transición justa».

Esta redacción introduce los matices de «racionalización» y «en consonancia con las circunstancias nacionales» respecto a la cumbre de Glasgow (COP26), en cuyo acuerdo final quedó recogido, por primera vez, reducir la energía con carbón y eliminar progresivamente las subvenciones a los combustibles fósiles (como, por ejemplo, petróleo, gas natural o carburantes).

Además, deja fuera las aspiraciones de los grupos ecologistas o de países como India de que el texto recogiera la petición de reducir gradualmente la producción de combustibles fósiles.

En lo que respecta a la mitigación (reducción de emisiones), insta «encarecidamente» a los países a ajustar sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés) al objetivo de limitar el calentamiento global del Acuerdo de París (entonces se estableció que fuera inferior a entre 2°C o 1,5° pero tras alarmantes informes científicos la comunidad internacional habla de limitarlo a 1,5°C).

Respecto a cómo financiar las compensaciones a los países vulnerables por las pérdidas y daños sufridos en su territorio por los desastres naturales derivados del cambio climático, el texto por ahora no recoge métodos concretos para hacerlo dado que continúan abiertas las negociaciones.

Salvar la COP27

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, ya auguró anoche que las negociaciones se extenderían «al menos hasta el sábado» por la cantidad de asuntos sensibles y de importancia que permanecen abiertos.

Para la ministra española, la prórroga prevista hace pensar aún en un acuerdo «solidario» en las próximas horas.

En declaraciones en La Hora de la 1 en RTVE, desde Sharm el Sheij (Egipto), Ribera ha asegurado que todavía «tenemos una oportunidad de transformar de forma muy importante el modo en que vendemos la solidaridad y la orientación de los flujos financieros en favor de los vulnerables y de un progreso mucho más solidario».

«Tengo la impresión de que, por lo menos, mañana, vamos a seguir aquí, y más bien será la noche del sábado al domingo, cuando terminaremos las negociaciones», ha revelado la ministra, elegida facilitadora de las negociaciones en la COP27.

En el recinto ferial de la ciudad egipcia Sharm el Sheij ya no habrá más presentaciones, conferencias, ni actos oficiales paralelos programados, solo las reuniones entre los diversos grupos negociadores, mediadores, delegados y funcionarios que a puerta cerrada trabajan a contrarreloj para salvar la COP27 y encontrar soluciones satisfactorias.

En las últimas horas, la situación parecía alejada en temas de financiación y pérdidas y daños, las compensaciones que los países menos desarrollados deben recibir por los efectos del cambio climático que estos no causaron.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió el jueves a todos que dejen de culparse y pacten «un acuerdo ambicioso y creíble» ante la evidencia de una «ruptura de confianza entre el Norte y el Sur, entre las economías desarrolladas y emergentes».

YouTube player