La intentona golpista en Brasil pone a prueba a Lula y aísla a Bolsonaro

Carlos Meneses |

Sao Paulo (EFE).- La intentona golpista perpetrada por miles de bolsonaristas radicales el pasado domingo ha dejado en evidencia el clima de división social en Brasil y ha puesto a prueba el liderazgo del presidente Luiz Inácio Lula da Silva frente a un Jair Bolsonaro cada vez más aislado.

El asalto a las sedes del Parlamento, la Presidencia y la Corte Suprema se saldó con una nueva demostración de fuerza de todas las instituciones, que respondieron con una sola voz ante los actos «terroristas» y «golpistas» del 8 de enero en Brasilia.

Fueron cuatro horas de caos, pillaje y vandalismo en el corazón de la democracia brasileña.

«Es un episodio de proporciones inéditas en la historia de la política brasileña», afirma a EFE el politólogo Rogério Arantes, profesor de la Universidad de Sao Paulo (USP) especializado en constitucionalismo.

Imagen de los destrozos causados por los manifestantes bolsonaristas que asaltaron el Palacio de Planalto, en la Plaza de los Tres Poderes, en Brasilia, el pasado domingo. EFE/Andre Coelho

Unidad institucional

Con apenas una semana en el poder, Lula actuó de forma quirúrgica para acabar con una insurrección que dejó 1.500 detenidos y una imagen exterior muy negativa.

Decretó la intervención federal en el área de seguridad de Brasilia y organizó reuniones de urgencia con los jefes de los poderes Legislativo y Judicial y con los 27 gobernadores del país.

Prácticamente todos asistieron, incluidos los alineados con el exmandatario Bolsonaro, como el de Río de Janeiro, Claudio Castro; y Sao Paulo, Tarcísio de Freitas, quien fue ministro de Infraestructura durante su gestión.

Y si el domingo los golpistas subían la rampa del Palacio de Planalto -sede del Gobierno- y destruían todo lo que encontraban a su paso. El lunes, Lula la bajó agarrado del brazo de los jueces del Supremo, los ministros de su Gobierno y los gobernadores regionales.

El Estado de derecho frente a la barbarie. Esa marcha simbólica acabó en la sede del Supremo, donde se registraron los mayores daños.

Para Marco Teixeira, profesor de Ciencia Política del centro de estudios Fundación Getulio Vargas (FGV), Lula sale fortalecido y «con más legitimidad» al posicionarse como contrapunto de un bolsonarismo «nítidamente aislado».

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (d), junto a la presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, Rosa Weber (3i), y los ministros Luís Roberto Barroso (2i) y Dias Toffoli (i) en Brasilia.
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (d), junto a la presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, Rosa Weber (3i), y los ministros Luís Roberto Barroso (2i) y Dias Toffoli (i) en Brasilia. EFE/ André Coelho

La fuerza del bolsonarismo

Aunque la crisis no acaba en el frustrado golpe del domingo. El bolsonarismo más radical ha mostrado músculo en la calle.

En los días siguientes a la victoria de Lula en las elecciones de octubre, miles de bolsonaristas bloquearon cientos de carreteras y levantaron campamentos a las puertas de los cuarteles que se mantuvieron hasta este lunes, cuando el Supremo ordenó su desmantelamiento.

Durante los dos meses que estuvieron en pie, en medio de la anuencia del Ejército, circuló la desinformación, el fanatismo, y las teorías conspiratorias, alimentadas por el silencio de Bolsonaro, quien aún hoy no ha reconocido su derrota en las urnas.

Incluso llegaron a colocar un explosivo en un camión cisterna cerca del aeropuerto de Brasilia, en vísperas de la investidura de Lula.

Fue el caldo de cultivo que desembocó en el intento de golpe de Estado, dentro de un contexto de altísima polarización que se vio de forma clara en la segunda vuelta de las presidenciales, que Lula venció por apenas 1,8 puntos sobre Bolsonaro (50,9 %-49,1 %).

El dirigente progresista asumió el compromiso de «pacificar» el país, aunque para Arantes tendrá «grandes dificultades» para alcanzar ese objetivo debido a la imperante división política.

Además, subraya que mientras que no se desarticulen las redes de financiación de esos grupos golpistas, «el país está sujeto a nuevas embestidas» como la del 8 de enero.

Manifestantes bolsonaristas en el asalto al Congreso Nacional, el Supremo Tribunal Federal y el Palacio del Planalto, sede de la Presidencia de la República
Manifestantes bolsonaristas en el asalto al Congreso Nacional, el Supremo Tribunal Federal y el Palacio del Planalto, sede de la Presidencia de la República, en Brasilia el pasado domingo. EFE/ Andre Borges

Bolsonaro, aislado en EE.UU.

Sin embargo, al mismo tiempo que mostró capacidad para movilizarse, el bolsonarismo radical restó su espacio en el ámbito institucional y ha dejado a Bolsonaro entre la espada y la pared.

El capitán retirado salió con un enorme capital político de las elecciones, pero su marcha a Estados Unidos el 30 de diciembre sin boleto de vuelta, y su tibio rechazo al vandalismo vivido en Brasilia socavan sus opciones de liderar la oposición, según los analistas.

Además, la derecha moderada tampoco «va a querer tener a Bolsonaro como su líder», pues reduciría su espectro electoral, según Arantes.

Varios de sus más próximos aliados ya se han distanciado, entre ellos el gobernador de Sao Paulo, Tarcísio de Freitas, un exministro del Gobierno de Bolsonaro, que estuvo presente en la reunión convocada por Lula para defender las mismas instituciones desacreditadas de forma constante por Bolsonaro.

«Nadie quiere pasar a la historia como un golpista», sentencia Teixeira.