Occidente alerta de una alianza ruso-iraní mientras drones atacan el sur de Ucrania

Moscú/Leópolis (EFE).- Occidente ha advertido de la creciente cooperación militar entre Rusia e Irán, que incluye la posible venta de misiles balísticos además de los drones kamikaze que ya suministra, armas que pueden ser usadas para destruir la infraestructura energética ucraniana, como ocurrió hoy de nuevo en Odesa y Jersón.

«Los invasores rusos atacaron el sur de Ucrania con 15 drones suicidas Shahed-136/131 de producción iraní» en la madrugada, señaló este sábado la Fuerza Aérea ucraniana en su cuenta de Telegram.

Los sistemas antiaéreos del Mando Sur derribaron diez aparatos no tripulados sobre las regiones de Jersón, Mykolaiv y Odesa, añadió.

Drones iraníes en el sur

Los bombardeos rusos golpearon la infraestructura energética en Odesa y la ciudad «se quedó sin electricidad», señaló el vicejefe de gabinete de la Presidencia ucraniana, Kyrylo Tymoshenko, quien visitó la región sureña este sábado.

La provincia apenas había logrado restaurar en una semana casi todo el suministro eléctrico.

«La situación con el suministro de electricidad en la región y la ciudad es difícil. Debido a la escala de destrucción de la infraestructura energética en Odesa, todos los abonados han sido desconectados de la red, salvo la infraestructura crítica», indicó la empresa energética DTEK.

En Jersón, el Ejército ruso bombardeó la región en 51 ocasiones este sábado provocando la muerte de dos personas.

Los drones y los misiles rusos alcanzaron una fábrica, un hospital con su ala de maternidad, tiendas, cafés, almacenes y edificios de apartamentos, además de líneas eléctricas, según indicaron Tymoshenko y el gobernador de la región, Yaroslav Yanushevich.

Debido a los daños en la red eléctrica parte de Jersón se quedó de nuevo sin luz, incluido el centro de la ciudad.

Desde la noche del 6 al 7 de diciembre los drones iraníes han vuelto a aparecer en el arsenal ruso «tras una pausa de tres semanas», destacó la Fuerza Aérea ucraniana el miércoles.

Tanto Ucrania como EEUU y el Reino Unido tienen claro que Irán ha enviado más drones a Rusia.

El pasado día 3, el viceministro ruso de Defensa, Alexandr Fomin, se reunió en Teherán con el jefe del Estado Mayor iraní, Mohamed Husein Bagheri, según la prensa estatal iraní, «probablemente para abordar la venta de drones y misiles para Ucrania», señaló el estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW).

Irán, patrocinador militar de Rusia

Este sábado la inteligencia británica señaló que «Irán se ha convertido en uno de los principales patrocinadores militares de Rusia» y que «es probable que el apoyo iraní al Ejército ruso crezca en los próximos meses».

«Rusia está intentando obtener más armas, incluidos cientos de misiles balísticos», recalcó en su análisis diario sobre la guerra en Ucrania, reiterando lo que la víspera el ministro británico de Exteriores, James Cleverly, llamó en un comunicado «sórdidos tratos entre el régimen iraní y Moscú».

El Reino Unido lleva meses afirmando que Rusia ha gastado gran parte de sus existencias de misiles balísticos Iskander.
«Si Rusia logra poner en servicio una gran cantidad de misiles balísticos iraníes, probablemente los usará para continuar y expandir su campaña de ataques contra la infraestructura crítica de Ucrania», afirmó.

Preocupan las contraprestaciones rusas

Londres cree que, a cambio de la ayuda iraní, «es muy probable que Rusia ofrezca a Teherán un nivel de apoyo militar y técnico sin precedentes (…)».

«Nos preocupa que Rusia tenga la intención de proporcionar a Irán componentes militares avanzados» como sistemas de defensa antiaérea, señaló el viernes a su vez el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

La Casa Blanca advirtió de que la relación entre Rusia e Irán se está convirtiendo en «una alianza de defensa a gran escala».

Kirby indicó que el apoyo es mutuo, ya que -al igual que el Reino Unido-, EEUU afirma que Rusia ofrece a Irán «un nivel sin precedentes de apoyo militar y técnico» a cambio de drones y potencialmente misiles balísticos para su uso en Ucrania.

De acuerdo con EEUU, Rusia busca colaborar con Irán en el desarrollo de armas y entrenamiento.

El diario The Washington Post informó el mes pasado de que Moscú y Teherán acordaron en secreto comenzar la fabricación de drones iraníes en Rusia.

En cuanto al entrenamiento, Kiev y Occidente ya dijeron recientemente que técnicos iraníes enviados a la anexionada península de Crimea entrenaron a sus colegas rusos en el manejo de los drones kamikaze Shahed-136.

El asesor de la Presidencia ucraniana, Mykhailo Podolyak, tuiteó que Rusia e Irán forman «el eje del mal».

«Irán planea proporcionar misiles balísticos a Rusia sabiendo que se utilizarán para la guerra en Europa. Rusia ayuda a Irán con tecnologías militares (¿nucleares?) para hacer estallar Medio Oriente. Esto ya no es un asunto de Ucrania, sino de seguridad global. ¿Solo vamos a mirar?», escribió.