Óscar Martínez, periodista salvadoreño: «Las acusaciones de Ulloa son irresponsables y mentirosas»

Por Raquel Godos |

Redacción América (EFE).- Óscar Martínez, redactor jefe del diario salvadoreño El Faro, instó al vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, a aportar pruebas sobre las acusaciones que ha vertido contra él, su hermano Carlos Martínez y el periodista español Roberto Valencia, acusándolos públicamente de estar vinculados con las pandillas del país centroamericano: «Son acusaciones irresponsables y mentirosas».

«Al vicepresidente Ulloa le han entregado la misión de ir por el mundo siendo el gran justificador del régimen. Se la pasa de gira en eventos justificando un régimen de excepción que tiene a más de 60.000 personas encarceladas en siete meses, negando las negociaciones con las pandillas que hemos documentado de este Gobierno con información del propio Gobierno, (…) y él ha dado un paso más allá de lo que le pidieron y se dedica a ir por el mundo difamando periodistas», asegura Martínez en entrevista con EFE.

Durante una entrevista realizada en el marco de Tribuna EFE-Casa América celebrada recientemente en Madrid, Ulloa acusó a Óscar Martínez de defender públicamente la existencia de las pandillas y aseguró que su hermano Carlos «vio secuestros, asesinatos y violaciones» durante una investigación que hizo al respecto.

«Estaba con ellos viviendo, no iba con intención de matar, pero hay un delito de omisión», declaró esta semana el vicepresidente salvadoreño, quien además indicó que los reporteros se habían «autoexiliado» y «ellos sabrían por qué», una afirmación que el periodista también desmiente en esta entrevista.

El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, habla en una Tribuna EFE-Casa de América en Madrid. EFE/Mariscal
El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, habla en una Tribuna EFE-Casa de América en Madrid. EFE/Mariscal

«Este Gobierno ha acusado a los tres hermanos -también su hermano Juan Martínez ejerce el periodismo-, nos han acusado y la retórica que quieren armar es que somos líderes pandilleros cuando tenemos más de diez años cubriendo pandillas y explicando cómo son sus modos criminales», afirma.

«Hemos tenido amenazas de parte de las pandillas a lo largo de los años. Es absurdo que quieran acusarnos de ser líderes de pandillas. No solo eso es falso, también es falso que yo esté fuera del país. Vivo en El Salvador, trabajo en El Salvador y dirijo la redacción del periódico desde El Salvador», sentencia.

Las consecuencias de la persecución

El redactor jefe de El Faro, uno de los diarios más importantes del país y reconocido internacionalmente por el valor de sus investigaciones, insiste en que estas reiteradas acusaciones por parte del Gobierno salvadoreño «no caen en saco roto».

«Tenemos serios indicios, comunicación oficial de unidades de élite de la Fiscalía de que nos están investigando. Es decir, dentro del régimen los mensajes políticos falsos como los que hizo el vicepresidente Ulloa no caen en saco roto. Se convierten en persecución judicial», sostiene.

Martínez advirtió de la dura situación que están viviendo los periodistas de El Salvador bajo el Gobierno de Nayib Bukele, y aseguró que tienen información sólida sobre los casos judiciales que la Fiscalía está preparando en su contra.

«Están armando casos por revelación de información confidencial, están armando casos por vínculos con pandillas, lo cual es absurdo, porque nos han infectado con Pegasus (un software israelí que sirve para espiar) por más de un año y deberían saber que solo hacemos un trabajo periodístico», reflexiona, en alusión al uso de herramientas de espionaje sobre decenas de periodistas salvadoreños por parte de las autoridades.

«Esos casos están durmiendo en la Fiscalía, incluso nos han llegado citatorios judiciales, como a mi hermano Juan José Martínez que lo mandó a citar la Unidad de Élite contra el Crimen Organizado. Esos casos están durmiendo, han creado los casos, los tienen engavetados y los van a activar cuando deseen empezar a dar el terrible ejemplo de que solo van a tolerar a periodistas que no sean incómodos para el régimen», afirma.

Organizaciones respaldan a la prensa

Varias organizaciones, incluida Amnistía Internacional (AI), confirmaron que el Gobierno salvadoreño hizo uso de la herramienta Pegasus durante meses para espiar a decenas de periodistas y líderes sociales, entre ellos a 22 reporteros de El Faro.

Asimismo, según un informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) aprobado en su reciente asamblea general en Madrid, los medios de comunicación y las fuentes son «sistemáticamente intimidados y amenazados» en El Salvador, y al menos diez periodistas se exiliaron en el periodo de la Administración de Bukele tras ser señalados por «personeros gubernamentales o recibir amenazas anónimas en las redes sociales».

Martínez asegura que se sienten «acuerpados» y respaldados por las organizaciones internacionales como la SIP o Reporteros Sin Fronteras (RSF), pero advierte de que dentro de El Salvador están a merced de un Gobierno que puede actuar a su antojo bajo su decretado estado de excepción.

«El año que viene es año preelectoral, Bukele ya anunció que va a reelegirse violando la Constitución en el 2024 -alerta-. Yo estoy convencido, lamentablemente, de que lo más probable es que este año alguno de nosotros acabe en prisión».