El primer ministro de Portugal insiste en que hay «cohesión» en su Gobierno pese a las dimisiones

Lisboa (EFE).- El primer ministro de Portugal, el socialista António Costa, aseguró este viernes que hay «cohesión» en su Gobierno pese a las dimisiones de las últimas semanas y mantiene su confianza en la ministra de Agricultura, Maria do Céu Antunes.

«Ninguna de las dimisiones tuvo que ver con la cohesión», dijo en declaraciones a periodistas en Braga, preguntado por la docena de bajas que ha sufrido su gabinete en los nueve meses que han pasado desde que asumió funciones, con mayoría absoluta.

La última fue la secretaria de Estado de Agricultura, Carla Alves, que renunció el jueves tras solo un día en el cargo y después de que horas antes el propio Costa la hubiese defendido en el Parlamento.

Alves dimitió a raíz de las noticias sobre el embargo de cuentas bancarias conjuntas con su marido, un exalcalde acusado de corrupción y prevaricación.

Este viernes, los focos están sobre la ministra de Agricultura, por si conocía o no la situación de la secretaria de Estado antes de nombrarla.

Costa afirmó que mantiene su confianza en la ministra y dijo que el caso está «cerrado».

El socialista lidera el Gobierno de Portugal desde 2015 y afronta ahora su tercera legislatura, la primera con mayoría absoluta.

El ministro de Finanzas del gobierno de Portugal y el TAPgate

Este viernes también fue el turno de dar explicaciones del ministro de Finanzas, Fernando Medina, sobre el llamado «TAPgate», el caso que precipitó la semana pasada otras tres dimisiones, entre ellas la del titular de Infraestructuras y Vivienda, Pedro Nuno Santos, uno de los pesos pesados del gabinete y delfín de Costa.

El caso saltó después de conocerse que la aerolínea TAP -de capital estatal- pagó una indemnización de medio millón de euros a la exadministradora Alexandra Reis, que meses después fue nombrada secretaria de Estado del Tesoro.

Medina insistió este viernes en una audición en el Parlamento en que desconocía la indemnización cuando llamó a Reis para formar parte de su gabinete y que tenía buenas referencias sobre su currículum, aunque reconoció que hubo «errores» en ese proceso.

«Si pudiese haberlo evitado, lo habría hecho», dijo a los diputados, a quienes aseguró que no habría nombrado a Reis secretaria si hubiese conocido la indemnización.

Además, repitió que todavía no era ministro cuando se pagó esa indemnización.

El ministro señaló que ha pedido que se revisen «procesos pasados» en otras empresas estatales que puedan ser similares a la salida de Alexandra Reis de TAP y recordó que ya solicitó a la Inspección General de Finanzas (IGF) que estudiase esa indemnización.

Los resultados de esa investigación serán conocidos «lo antes posible», aseguró.