Un pueblo polaco gana un premio por ayudar a los refugiados en la frontera bielorrusa

Bruselas (EFE).- El pueblo polaco de Michalowo es el ganador europeo del Premio Alcalde Pawel Adamowicz 2022 por la ayuda ofrecida en la frontera con Bielorrusia a los refugiados y migrantes, en su mayoría de Medio Oriente y África, que trataron de acceder a la Unión Europea (UE) entre 2021 y 2022.

El galardón valora el «apoyo vital» que la población de Michalowo, un municipio muy cercano a la frontera, ofreció a los desplazados que quedaron atrapados entre el territorio de Polonia y Bielorrusia, según reconoció este martes en un comunicado el Comité Europeo de las Regiones (CdR), el ente impulsor del premio.

El jurado destaca la movilización ciudadana que hubo para proporcionar ropa, comida caliente y alojamiento a las personas necesitadas, junto al apoyo de organizaciones no gubernamentales.

Crisis migratoria promovida por Bielorrusia

Todo ello, después de que el Gobierno polaco impusiera en septiembre de 2021 el estado de emergencia para hacer frente a una crisis migratoria que, según denunció la UE, fue promovida por el régimen bielorruso para desestabilizar al club comunitario.

El alcalde del municipio premiado de Michalowo, Marek Nazarko, considera que, con su reacción, los ciudadanos del pueblo pudieron «poner en práctica los valores de la UE, que son en realidad los de la humanidad, y hacerlos realidad», según recoge el comunicado del Comité de las Regiones.

Nazarko recibirá personalmente el galardón el día 8 de febrero, durante el próximo pleno del Comité de las Regiones, que desde 2019 impulsa el Premio Alcalde Pawel Adamowicz junto al ayuntamiento de la ciudad polaca de Gdansk y la Red Internacional de Ciudades Refugio (ICORN, por sus siglas en inglés).

El Comité de las Regiones valora el pueblo de Michalowo

El presidente del Comité de las Regiones, Vasco Cordeiro, pone en valor que los habitantes de Michalowo «no escatimaron esfuerzos para acoger» a los migrantes que, según declara en el comunicado del CdR, «fueron empujados a la frontera entre Polonia y Bielorrusia huyendo de la opresión y la dictadura».

El Premio Pawel Adamowicz lleva el nombre de un político polaco que fue alcalde de la Gdansk entre 1998 y 2019, el año en el que fue asesinado, en el ejercicio de su cargo, tras ser apuñalado cuando intervenía en un acto benéfico.

Durante su mandato, Adamowicz puso en marcha un modelo para favorecer la integración de las personas migrantes en Gdansk y, desde su asesinato, el Premio reconoce la labor de la sociedad civil o de los líderes locales que luchan contra la incitación al odio y la xenofobia.