Rusia avisa del «enorme» riesgo de un choque armado entre potencias nucleares

Moscú (EFE).- Rusia ha advertido este jueves de que existe un «enorme» riesgo de que un conflicto con armas convencionales entre potencias atómicas degenere en una guerra nuclear.

En una rueda de prensa, el ministro de asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. ha asegurado que Rusia no sólo suscribe la inadmisibilidad de una guerra nuclear; también hace un llamamiento a impedir cualquier conflicto armado entre países que poseen esa clase de armamento.

Lavrov ha recordado que los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Estados Unidos, Joe Biden, firmaron en junio de 2021 una declaración acerca de que no puede haber vencedores en una guerra nuclear, documento que más tarde cinco potencias nucleares suscribieron.

«Como ya he dicho, nosotros estamos dispuestos a ir más allá y decir no solo que no se puede desatar una guerra nuclear, sino que también es inadmisible cualquier guerra entre potencias nucleares», ha reiterado.

El jefe de la diplomacia rusa ha señalado que Moscú observa con preocupación la retórica de Occidente, que acusa a Rusia de preparar provocaciones con el empleo de armas de destrucción masiva.

«Pero Occidente mismo, Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia hace todo por incrementar su participación prácticamente directa en la guerra que libran contra Rusia por medio de los ucranianos. Es una tendencia peligrosa», ha alertado.

El Kremlin no aceptará ningún tribunal para crímenes de guerra en Ucrania

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado que los tribunales propuestos por Occidente para investigar los presuntos crímenes de guerra del Ejército ruso en Ucrania no tendrán legitimidad alguna y no serán aceptados por Rusia.

El representante de la Presidencia rusa ha señalado que su país, por el contrario, lleva a cabo «una investigación intensa y pormenorizada de todos los crímenes del régimen de Kiev».

Peskov ha destacado la importancia de añadir a estas investigaciones “los datos de los crímenes que cometió el régimen desde 2014, ante los cuales no hemos observado, lamentablemente, una reacción crítica por parte de Occidente”.

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, anunció este jueves en Lodz (Polonia) que impulsará la creación de un tribunal especial que enjuicie los crímenes de guerra en Ucrania.

Borrell ha dicho también que habrá una contribución adicional de la UE de 1.000 millones de euros para apoyar a Kiev, en unas declaraciones a los medios al margen de la 29 cumbre ministerial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Para «crear un nuevo orden de seguridad en Europa», Borrell ha adelantado que pondrá sobre la mesa «primero de la UE», y luego de otros países, «la propuesta de apoyar a la fiscalía ucraniana» para acumular pruebas de crímenes de guerra cometidos por Rusia y la creación de un tribunal especial que se ocupe de estos crímenes.

«Rusia está convirtiendo el invierno en un arma»,ha denunciado Borrell, «con la destrucción de infraestructuras civiles en Ucrania» y «tiene que pagar por su reconstrucción».

Borrell ha recordado que la UE ha congelado fondos del Banco Central de Rusia y de oligarcas rusos, recursos que podrían ser utilizados para reconstruir Ucrania.