Rusia crea nuevas líneas defensivas para tratar de frenar el empuje ucraniano

Moscú/Leópolis (EFE).- Rusia intenta contener la exitosa contraofensiva ucraniana en el este y sur con nuevas líneas defensivas, mientras que el Ejército de Ucrania sigue avanzando y ha liberado ya más de 400 kilómetros cuadrados en la región de Jersón y seis localidades en la república de Lugansk, ambas anexionadas por Moscú.

El argumentario de los prorrusos sigue siendo que «todo está bajo control» en Jersón, según reiteró hoy el gobernador interino de la provincia sureña, Vladímir Saldo, pese a las evidencias sobre el terreno del avance ucraniano, incluso reconocido por el propio presidente ruso, Vladímir Putin, y el Ministerio de Defensa.

«No capturarán (la capital regional de) Jersón, cien por cien», sostuvo Saldo.

Reclutas rusos se despiden de sus familiares en una oficina de reclutamiento durante la movilización militar parcial de Rusia en Moscú este 6 de octubre. EFE/EPA/Maxim Shipenkov

Cientos de kilómetros cuadrados reconquistados

Según la portavoz del Mando Sur de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Nataliya Gumenyuk, desde principios de mes las tropas de Kiev han liberado «más de 400 kilómetros cuadrados en la región de Jersón».

Recalcó que en varias direcciones los soldados ucranianos avanzaron hasta 20 kilómetros de profundidad.

La inteligencia británica calculó hoy el mismo progreso de las unidades ucranianas a lo largo de la orilla oriental del río Inhulets y la margen derecha del río Dniéper, «pero no están amenazando aún las principales posiciones defensivas rusas».

El subjefe del Departamento Operativo Principal del Estado Mayor General de Ucrania, general de brigada, Oleksiy Grómov, especificó que desde el 1 de octubre se han recuperado 29 localidades, las tres últimas Novovoskresenske, Novohryhorivka y Petropavlivkam, según indicó anoche el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

«En la dirección de Jersón, el enemigo está tratando de contraatacar a expensas de las reservas para frenar el avance de nuestras tropas y restaurar las posiciones perdidas», indicó Grómov.

Londres cree que para Rusia probablemente ahora la mayor preocupación sea la creciente amenaza a Nova Kajovka, a orillas del río Dniéper y a unos 77 kilómetros de la ciudad de Jersón.

Allí, el dañado pontón sigue siendo una de las pocas rutas disponibles para reabastecer y retirar las tropas.

Dilema ruso y ataque contra Zaporiyia

«Rusia se enfrenta a un dilema: la retirada de las fuerzas de combate a través del Dniéper hace más sostenible la defensa del resto de la región, pero el imperativo político será permanecer y defender», afirma la inteligencia británica.

Además considera que Rusia tiene actualmente pocas fuerzas adicionales, de calidad y rápidamente desplegables para estabilizar el frente, por lo que probablemente enviará a reservistas movilizados a este sector.

En la vecina Zaporiyia, Rusia lanzó hoy siete ataques con misiles contra la anexionada región bañada por el mar de Azov, algunos de los cuales alcanzaron edificios residenciales en el centro de la capital regional. En el bombardeo fallecieron al menos tres personas, según el Servicio Estatal de Emergencias local.

Los prorrusos evacúan el este

En el este, el gobernador de Lugansk fiel a Kiev, Serhiy Gaidai, confirmó hoy lo que ya había adelantado la víspera: «Ya hay seis localidades liberadas», señaló en su cuenta de Telegram, aunque no precisó cuáles más allá de Bilohorivka.

La penetración del Ejército ucraniano en Lugansk, tomada casi en su totalidad por Rusia desde julio, ha causado alarma entre las tropas prorrusas, que comenzaron la evacuación de las urbes de Svatove y Kreminna, cerca de la frontera con la vecina región de Donetsk.

El representante en Rusia de Lugansk, Rodión Miroshnik, afirmó en su cuenta de Telegram que «en el norte y noroeste de la república la situación es alarmante, pero estable».

Agregó que prácticamente no hay comunicación con las dos localidades y que las informaciones de lo que allí ocurre llegan «dosificadas y con gran dificultad».

«En la ciudad (Kreminna) y en los poblados queda poca gente. El personal de los principales servicios sociales ha sido evacuado», señaló. En Svatove también se han evacuado las instituciones médicas y sociales, añadió.

Según Miroshnik, se están erigiendo activamente fortificaciones en el área de Kreminna y se está formando una línea de defensa.

Además, la artillería de las fuerzas aliadas ubicadas cerca de la ciudad ataca a unidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Según los prorrusos, el Ejército ucraniano ha desplegado además a hasta 10.000 soldados en el otro lado de la frontera de Lugansk, en los alrededores de Siversk y Torske, en la región de Donetsk.

En esa región, las tropas rusas liberaron la aldea de Zaitseve, entre la ciudad de Donetsk y Bajmut, informó el portavoz castrense, Ígor Konashénkov.

Más sanciones de la UE a Rusia: El petróleo como objetivo

Las nuevas sanciones que la Unión Europea ha acordado contra Moscú, que incluyen el compromiso de imponer un límite global al precio del petróleo ruso y más medidas restrictivas contra su industria militar, entraron este jueves en vigor.

Los países de la UE se han comprometido a fijar un precio al petróleo ruso y sus derivados, de tal manera que las navieras europeas solo podrán transportarlo desde Rusia a terceros países si se vende a un importe igual o inferior al establecido.

Este tope, no obstante, debe pactarse aún con el G7 y otros países para evitar que los barcos europeos pierdan cuota de mercado frente a sus competidores, una condición que han logrado Grecia, Chipre y Malta, con grandes empresas en este sector.

Edición web: Marina González