Ucrania mantiene la presión en Jersón y obliga a Rusia a fortalecer defensas

Moscú/Leópolis (EFE).- El Ejército ucraniano persiste en su ofensiva en la anexionada región de Jersón y obliga a las tropas rusas a fortalecer sus defensas para evitar la pérdida de más territorios en el sur y el este de Ucrania.

«En estos momentos comenzó la fase activa de la ofensiva del Ejército ucraniano que esperábamos», declaró hoy a la televisión pública rusa el subjefe de la administración instalada por Rusia en la anexionada región de Jersón, Kiril Stremoúsov.

Según el periódico ruso Moskovski Komsomolets, el Ejército ucraniano habría reunido alrededor de 60.000 soldados, emplazados en las regiones de Jersón y Mykolaiv.

Pulso de Rusia y Ucrania en torno a Jersón

El representante prorruso buscó quitar hierro a la situación y señaló que el Ejército ruso «está preparado para repeler todos estos ataques y resistir hasta el final».

Según Stremoúsov, la parte ucraniana optó hoy por los duelos de artillería, que centró en las zonas aledañas a la localidad de Dudchani, ubicada en la parte de la ribera derecha del Dniéper controlada todavía por Rusia.

Los ataques ucranianos activaron los sistemas de defensa antiaérea sobre Nova Kajovka, donde se escucharon dos explosiones, sin reportar daños.

Vista de escombros en Kupyansk, después del último bombardeo ruso en la ciudad.
Vista de los daños en Kupyansk, región de Kharkiv, después del último bombardeo ruso en la ciudad. EFE/María Senovilla

El riesgo de la ofensiva ucraniana obligó el pasado jueves al gobernador en funciones de Jersón, Vladímir Saldo, a pedir ayuda a Rusia para evacuar a los civiles, ante lo cual el viceprimer ministro ruso, Marat Jusnulin, aseguró que Moscú ofrecería vivienda gratuita a los refugiados.

Ello, tras las recientes pérdidas significativas de territorio sufridas por el Ejército ruso ante el avance ucraniano, que logró recuperar más de 1.000 kilómetros cuadrados de esta región ucraniana.

El Dniéper, la frontera caliente en Ucrania

Más al norte por el curso del Dniéper, en las regiones ucranianas de Mykolaiv y Zaporiyia, las tropas rusas también se mantienen a la defensiva, informó hoy el Estado Mayor de las Fuerzas Terrestres de Ucrania en su parte de guerra.

«En las direcciones de Novopavlovsk (Mykolaiv) y Zaporiyia, el enemigo no realizó acciones ofensivas y continúa diseñando líneas y posiciones defensivas. Disparó morteros, cañones y cohetes de artillería sobre más de veinte distritos», señaló el mando ucraniano, que informó haber causado graves bajas a las fuerzas rusas.

Detalle de un soldado Un soldado sosteniendo su AK47 en Ucrania
Un soldado ucraniano sostiene su AK47, cerca de la ciudad de Izyum, región de Kharkiv, Ucrania, el 13 de octubre de 2022. EFE/EPA/Atef Safadi

El Ejército ucraniano informó que «un gran número de heridos están ingresados ​​en instalaciones médicas en los territorios temporalmente ocupados (…) Los hospitales están abarrotados en la ciudad de Tokmak, región de Zaporiyia».

Según testimonios de los residentes locales citados por Kiev, «los hospitales (en las zonas ocupadas por Rusia) no aceptan a civiles por la carga de trabajo de los médicos y la falta de camas».

«Debido a la baja calidad de la atención médica y la negativa del mando de las fuerzas de ocupación rusas a evacuar a los heridos graves al territorio de Rusia, la tasa de mortalidad supera el 50%», añadió la entidad castrense.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia aseguró en su parte que en la madrugada del viernes «frustró los preparativos del Ejército ucraniano de una operación de desembarco en la zona de la central nuclear de Zaporiyia, controlada por las tropas rusas.

«A consecuencia de los ataques (…) contra la zona de concentración de las fuerzas que se preparaban para el desembarco junto a la localidad de Osokorivka, en la ensenada de la presa de Jersón fueron aniquilados más de 50 militares ucranianos», informó el portavoz del mando ruso, Igor Konashénkov.

Según el mando ruso, también fueron destruidas cinco lanchas rápidas, dos barcazas, dos tanques y cuatro vehículos blindados.

Intercambio de ataques a infraestructuras

Pero no solo en el sur y el este de Ucrania retumban explosiones: el ataque ruso a una instalación de suministro de energía en Kiev en la mañana de este sábado puso en peligro el suministro en la capital y su región, que podrían estar sometidos a cortes de emergencia.

«El enemigo llevó a cabo otro ataque bárbaro contra la infraestructura crítica. Como resultado, la instalación de infraestructura energética en la región de Kiev sufrió una destrucción severa», informó la empresa nacional de energía ucraniana, Ukrenergo.

Según la empresa, que llamó a la población a ahorrar electricidad, sus especialistas trabajan para «restaurar la confiabilidad del suministro de energía a Kiev y la región central».

Un edificio destruido en la ciudad de Izyum, en Ucrania.
Un edificio destruido en la ciudad de Izyum, región de Kharkiv, Ucrania, el pasado 13 de octubre. EFE/EPA/Atef Safadi

El anuncio de los posibles cortes de suministro eléctrico se conoce después de al menos dos ataques con cohetes registrado esta mañana que no causaron víctimas, según Ukrinform.

Blogueros ucranianos y rusos han vinculado los ataques de hoy en Kiev a la voladura de una subestación eléctrica en la ciudad rusa de Bélgorod, cercana a la frontera ucraniana que tuvo lugar la víspera y que el gobernador de la urbe, Viacheslav Gladkov, atribuyó al Ejército ucraniano.

Esto, pese a que el presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó la víspera que no consideraba necesarios más ataques masivos contra la infraestructura ucraniana, después de haber destruido cerca de un tercio de la red eléctrica del país.

Un comandante con experiencia en Afganistán y Siria, Serguéi Surovikin, conocido como el «general Armagedón», ha sido el hombre elegido por el presidente ruso, Vladímir Putin, para cambiar la tornas de su «operación militar especial» en Ucrania tras los reveses sufridos en las últimas semanas.

Un tiroteo en el polígono ruso de Bélgorod

Al menos once movilizados rusos murieron y otros 15 resultaron heridos a consecuencia de un tiroteo provocado por dos ciudadanos extranjeros en un campo de entrenamiento militar de la región rusa de Bélgorod, fronteriza con Ucrania, según informó el Ministerio de Defensa de Rusia.

«Los dos terorristas fueron aniquilados con fuego de respuesta», señaló la entidad castrense en un comunicado.

Según Defensa, los atacantes eran originarios de uno de los países exsoviéticos de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), aunque no especificó de cual.

«A consecuencia del tiroteo 11 personas recibieron heridas mortales. Otras 15 fueron hospitalizadas con heridas de diverso nivel de gravedad, y se les da el correspondiente tratamiento», indicó el mando ruso.

Al lugar de los hechos, un polígono de la Circunscripción Militar Oeste de la región de Bélgorod, ya llegó la policía. El Ministerio de Defensa indicó que en el campo de entrenamiento se preparaban voluntarios que expresaron su deseo de participar en la llamada «operación militar especial» rusa en Ucrania.

Edición web: María Abad