La Unión Europea y los Balcanes quieren avanzar la integración pero reconocen que hay deberes

Tirana (EFE).- La Unión Europea (UE) y los seis países de los Balcanes Occidentales se comprometieron hoy a avanzar hacia la integración europea en un momento «decisivo» por la guerra de Rusia contra Ucrania, aunque aceptaron que para completar la adhesión todos tienen «deberes por hacer».

«Tengo la profunda impresión de que en estos meses decisivos, que también son tiempos de transformación para la UE (los Balcanes Occidentales y esta) tomamos el mismo camino», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al término de la cumbre que los líderes de ambas regiones celebraron hoy en Tirana.

La guerra de Ucrania «es una cortina que se ha levantado y ves la esencia de las cosas», señaló Von der Leyen, tras la primera reunión que la Unión Europea y los Balcanes Occidentales celebran en la región, un hecho «simbólico» e «histórico», en palabras de varios líderes.

Ampliación de la Unión Europea

En este sentido, la cumbre terminó con el «completo e inequívoco compromiso» de la UE hacia la perspectiva europea de los Balcanes y a «acelerar el proceso» de adhesión, según se recogió en la declaración final acordada por los líderes de ambas regiones.

Según el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, «el futuro de nuestros hijos será más seguro y próspero con los Balcanes Occidentales en la UE».

En la misma, línea, el canciller alemán, Olaf Scholz, señaló que es importante imprimir un «nuevo impulso» a un proceso que comenzó hace casi veinte años y calificó de «gran señal de esperanza» los compromisos adquiridos en la declaración.

A día de hoy, la UE ha iniciado ya las negociaciones de adhesión con todos los países candidatos de los Balcanes Occidentales: Serbia, Albania, Montenegro y Macedonia del Norte.

Además, Bruselas ha recomendado conceder a Bosnia-Herzegovina el estatus de país candidato -condición que adquirirá si lo aprueban los países de la UE- y Kosovo ha anunciado su intención de presentar su candidatura en este mes de diciembre.

La Unión Europea y los Balcanes, deberes por hacer

Sin embargo para completar el proceso, «tenemos, cada uno, deberes por hacer», aseguró Michel.

Un mensaje que compartió el anfitrión de la cumbre, el primer ministro de Albania, Edi Rama, al decir que lo que hay que hacer es «garantizar que el proceso, que sabemos que es muy difícil, no muera en la agonía».

La UE pidió a Albania, Montenegro, Macedonia del Norte, Serbia, Kosovo y Bosnia-Herzegovina que continúen las reformas en materia de Estado de derecho, independencia judicial y lucha contra la corrupción, así como que se alineen con la política exterior europea y las sanciones que los Veintisiete han aprobado contra Moscú.

Al mismo tiempo, existe «el deseo de que la UE pueda consolidar su capacidad de aproximar nuestro mercado interior a los Balcanes Occidentales de manera muy tangible”, dijo el presidente del Consejo Europeo.

La UE se ha comprometido a conceder 1.000 millones de euros en subvenciones a los países de la región para ayudar a sus ciudadanos a paliar los efectos de la crisis energética y para invertir en renovables, de tal forma que puedan reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos.

«Abordamos juntos esta crisis energética de manera que repliquemos lo que hagamos en la Unión Europea también en los Balcanes Occidentales», afirmó Von der Leyen.

Acercamiento

El alto representante comunitario para la Política Exterior, Josep Borrell, subrayó además que la UE es «el mayor donante de los Balcanes Occidentales», con 29.500 millones de euros y proporcionando el 61 % de la inversión extranjera directa en la región.

El acercamiento de la UE hacia la zona se plasmó además en la decisión de abrir el acceso a la red de universidades europeas a las universidades de los Balcanes Occidentales, de manera que sus alumnos puedan estudiar en ellas presencialmente y también a distancia.

Y con la declaración que firmaron hoy en los márgenes de la cumbre varios operadores de telecomunicaciones europeos y balcánicos para ir suprimiendo los sobrecostes por utilizar el móvil en itinerancia (“roaming”) a finales del año que viene.

Serbia y Kosovo

Los líderes pidieron a Serbia y Kosovo que se abstengan de «acciones unilaterales» que puedan conducir a un aumento de la tensión y aseguraron que ambos países tienen «una responsabilidad compartida para garantizar la paz y la estabilidad», aunque sus respectivos líderes volvieron a cruzarse reproches.

La presidenta de Kosovo, Vjosa Osmani, acusó a Serbia de mantener una posición «sumamente destructiva» para «bloquear» su ingreso en la UE, mientras que el presidente serbio, Aleksandar Vucic señaló que «la integridad territorial de Serbia se ha violado en 1999 y 2008», y dijo que debe defender sus «intereses nacionales de conformidad» con su Constitución.

A la reunión faltaron la primera ministra danesa, Mette Frederiksen; el primer ministro letón, Arturs Krisjanis Karins; el presidente polaco, Andrzej Duda, y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, este por coincidir la cumbre con los actos en Madrid por el Día de la Constitución.