El Gobierno urge «complicidad» entre las administraciones para salvar el Mar Menor

Murcia, 15 dic (EFE).- La coordinadora para el marco de actuaciones en el Mar Menor, Francisca Baraza, ha apelado a la «complicidad» de todas las administraciones para recuperar este ecosistema marino y ha resaltado, como líneas prioritarias de restauración, la intervención en la rambla del Albujón, el Cinturón Verde y actuaciones en los depósitos mineros.

Durante unas jornadas sobre el Marco de Actuaciones Prioritarias para Recuperar el Mar Menor (MAPMM), en la que también han participado investigadores, Baraza ha hecho hincapié en la necesidad de contar con toda la población y las administraciones para abordar los graves problemas de la laguna salada.

En este punto, la coordinadora ha lamentado la falta de control durante años en el desarrollo de sectores como el agrícola, minero, ganadero, urbanístico y recreativo, para añadir que todos ellos tienen una cuota importante de responsabilidad, en la degradación de esta laguna salada única en Europa.

Durante muchas décadas, hubo una «desmesura en la generación de actividades y eso se ha pagado caro», ha observado la coordinadora, quien ha elogiado las «buenas relaciones» a nivel técnico con los ayuntamientos de la Región, a la hora de afrontar juntos este grave problema ambiental.

El Mar Menor es un ecosistema lagunar muy frágil que ha sufrido importantes presiones antrópicas y, como consecuencia de ello, en la actualidad es una alguna altamente eutrofizada por el exceso en la concentración de nutrientes y materia orgánica en le medio acuático.

En 2016 se produjo el evento conocido como ´sopa verde´ que acabó con la mayoría de las praderas de macroalgas de la laguna, a lo que hay que añadir que en 2019 se produjo una mortandad masiva de fauna marina por lluvias torrenciales en el Campo de Cartagena.

Baraza ha detallado los 10 ejes principales en los que se actuará los próximos años (hasta 2026) y en los que hay un presupuesto estimado de 484 millones de euros.

Dichas actuaciones incluyen la ordenaciones y vigilancia del dominio público hidráulico, la restauración y mejora ambiental en la cuenca del Mar Menor, en lo que se refiere a soluciones basadas en la naturaleza, la protección de la ribera mediterránea y la gestión de riesgos de inundaciones y actuaciones de las carga contaminantes.

Asimismo, se prevé especial hincapié en la conservación de la biodiversidad, especialmente en especies terrestres y marinas, así como un apoyo a la transición de sectores productivos como son las ayudas al turismo y la pesca y la consolidación de una arquitectura ambiental de la Política Agraria Común (PAC).

La coordinadora ha puesto el acento en la re-naturalización de ciertas áreas muy degradadas de la rambla del Albujón, comenzadas ya hace unos meses, y a la que se intenta devolver a su estado original mediante la creación de corredores verdes que doten de conectividad s toda la rede de drenaje.

En la jornada también ha participado el investigador, Gonzalo González, del CSIC, quien ha incidido en la degradación de esta zona, en la que la cuenca vertiente genera la mayor parte de las presiones del Mar Menor, conocida como Campo de Cartagena, con algo más de 1.300 kilómetros cuadrados.

González ha explicado que otro problema añadido en la degradación de estas aguas hay que buscarlo desde el 2000, cuando el turismo y el auge tan importante en el crecimiento de la población propiciaron una insuficiencia en el tratamiento de aguas residuales.