Álvarez (UGT): «Empresas se están forrando y tienen que repartir beneficios»

Pamplona (EFE).- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, quien ha intervenido este viernes en una asamblea de delegados en Pamplona, ha asegurado que en España «las empresas se están forrando» y «tienen que repartir los beneficios con los trabajadores y con las trabajadoras».

Ese es «el argumento fundamental de nuestra lucha, de nuestras movilizaciones» en este momento, ha señalado Álvarez a los medios de comunicación antes del comienzo de la asamblea.

LA PRIORIDAD, LA SUBIDA DE SALARIOS

En ese sentido, ha subrayado que las movilizaciones sindicales «tienen un objetivo claro y nítido», que es la subida de los salarios.
«En España tienen que subir los salarios, no hay ninguna razón para que no suban», excepto el deseo de los empresarios de «ganar más y más», a costa de que los trabajadores «veamos una situación más y más difícil y con más y más dificultades para poder llegar a final de mes».

El dirigente sindical ha apuntado que el argumento de la patronal para rechazar un acuerdo general es que «todas las empresas no tienen los mismos beneficios», pero ha subrayado que, en un sector con beneficios «moderados» como el industrial se están llegando a pactos de convenios directamente vinculados al IPC, como en el caso del Metal de Navarra.

Se ha preguntado por qué esos acuerdos no pueden alcanzarse en otros sectores y ha considerado que «solo hay una razón» y es que los empresarios «solo están subiendo los salarios allí donde los sindicatos tenemos fuerza, allí donde tenemos peso, allí donde convocamos movilización, allí donde hay huelgas».

Y en el resto de sectores, ha dicho, «se aprovechan de la debilidad de los trabajadores, se aprovechan de la debilidad de las organizaciones sindicales y no están subiendo los salarios».

Pepe Álvarez junto con el secretario general de UGT en Navarra, Jesús Santos (i). EFE/Iñaki Porto

Por este motivo, ha agregado, las movilizaciones que están convocando los sindicatos tiene el objetivo de intentar «romper ese bloqueo que está haciendo la CEOE a un acuerdo paraguas, a un acuerdo marco que permita que todos los salarios de todos los convenios colectivos puedan subir».

Álvarez ha censurado que, en una situación de bajada del IPC al 7,3 % y de la inflación subyacente al 6,3 %, las empresas no hayan trasladado a los salarios parte de los beneficios que obtuvieron con la subida de precios que aplicaron por los costes de carburantes y electricidad y que ahora no han bajado.

«Me parece que por lo menos sería razonable que una parte de estos beneficios vaya a los trabajadores y las trabajadoras de las empresas», ha indicado el sindicalista, quien ha opinado que «este es el momento de que echemos los restos, porque los salarios tienen que subir», según ha señalado, por «eficacia económica» para que crezca el consumo, por «justicia social», y porque «las empresas se están quedando con beneficios muy altos».

LA SUBIDA DE TIPOS DE INTERÉS, UN ERROR

Sobre la subida de tipos de interés acordada por el BCE, ha afirmado que «es un error», porque «se están aplicando recetas del pasado, que seguramente tienen poco que ver con las razones por las que está subiendo la inflación en estos momentos en la UE».

«Lo que esperamos es que no persistan en el error, sino que finalmente sean conscientes de que se puede bajar la inflación y para eso no hay que subir los tipos de interés», ha aseverado.

Álvarez ha reclamado al Gobierno de España la creación de un fondo de solidaridad para socorrer a las familias que no pueden pagar la hipoteca, porque «el Estado no puede esperar a que haya muchas familias que se arruinen, que empecemos un proceso de desahucios; hoy las hipotecas a muchas personas se las han doblado, literalmente».

LA SUBIDA DEL PIB DE UN 0,2 % ES CASI «UN ALIVIO»

Por otro lado, acerca de la subida del PIB en un 0,2 %, ha puesto de relieve que «es evidente que la economía española está en un proceso de bajada del crecimiento», pero, «como nos habían augurado tiempos tan difíciles y tan complejos, casi lo vemos con un cierto alivio».

Edición web: Jon Aristu