Empate en San Mamés dulce para Osasuna y amargo para el Athletic

Bilbao (EFE).- Athletic Club y Osasuna han empatado sin goles en el partido que ha cerrado en San Mamés la decimosexta jornada de LaLiga, un resultado dulce para el equipo navarro, que corta una racha de dos derrotas consecutivas, y amargo para un conjunto rojiblanco que desaprovechó la ocasión de colocarse cuarto.

En un partido de claro color local, al equipo de Ernesto Valverde le faltó claridad y puntería para plasmar su superioridad. La oportunidad más clara llegó en el minuto 37 en un disparo a la media vuelta de Gorka Guruzeta detenido en una buena intervención de Aitor Fernández.

El Athletic deja pasar la oportunidad

El Athletic Club, generador de más juego y oportunidades a pesar de no hacer un gran partido, desaprovechó la ocasión que se le presentaba de regresar a los puestos de Liga de Campeones en los que llegó al parón liguero por el Mundial empatando sin goles ante Osasuna en San Mamés.

Fue un ejercicio de impericia e ineficacia de los ‘leones’ en un partido que dominaron de principio a fin a un rival que pareció encantado todo el duelo con el punto que le daba el 0-0 inicial.

Aún así, el conjunto dirigido por Jagoba Arrasate tuvo al final, en el minuto 89, la gran ocasión del encuentro, un balón a la espalda de la defensa local en la que se quedaron solos delante de Unai Simón Pablo Ibáñez y Kike García. Pero el meta internacional demostró su jerarquía abalanzándose sobre el balón e impidiendo que lo tocaran los dos delanteros visitantes.

Ahí se fue la ocasión que impedir un 0-0 amargo para el Athletic, que perdió la oportunidad de regresar no solo a zona ‘Champions’ sino incluso de volver a los puestos europeos, y dulce para un Osasuna que sigue en el corte de la pelea continental de la tabla aunque sin conseguir remontar al conjunto bilbaíno.

Comenzó sin demasiado ritmo un partido en el que, no obstante, rápido se hizo con el dominio el Athletic. Que no paró de llegar al área rival, aunque sin concretar apenas peligro real en la multitud de ocasiones en las que se plantó en la frontal o en las bandas con posibilidades.

El lateral de Osasuna Diego Moreno debutó en un partido oficial de Primera División. EFE/Luis Tejido.

Curiosamente, los de Valverde tuvieron su primera ocasión al contraataque, en un balón a la espalda de la defensa que condujo por la banda derecha Sancet, que tenía un primer pase a Nico pero prefirió esperar a Guruzeta, que no conectó desde la frontal con tino.

Yuri intentó sorprender de lejos a Aitor, que respondió bien, y De Marcos llegó a la línea de fondo con opciones, pero el meta criado en Lezama también estuvo atento para atajar su centro.

Superioridad local con aguante visitante

A partir del primer cuarto de hora el partido se hizo anodino, dentro del dominio total de los locales, aunque Osasuna amenazó con un saque de banda hacia Budimir que enredó a la defensa local hasta que apareció De Marcos para evitar que Darko rematase en el área pequeña.

Superada la media hora, los locales volvieron a concretar un par de buenas oportunidades que sí estuvieron a punto de aprovechar Nico y Guruzeta. Al joven internacional se fue un poco desviado el enésimo disparo desde el borde del área que no fueron capaces de enviar entre los tres palos él y sus compañeros.

‘Guru’ sí encontró portería en un balón suelto que le cayó en el área que había peleado Sancet, pero Aitor dejó claro que reaccionar como un felino bajo palos es una de sus principales cualidades.

La segunda mitad, más igualada en el juego, no mejoró a la primera y apenas unos centros sin remate del mayor Williams, De Marcos, Muniain y Yuri crearon algo de peligro en el área. Osasuna lo intentó con un disparo de Torró que, aunque le salió muy desviado, acabo en córner.

Ya con Berenguer y Muniain, al que se le echaba de menos, el Athletic se lanzó al área visitante, donde Iñaki Williams recordó que la definición no es lo suyo errando dos buenas ocasiones ante Aitor.

También entraron al campo Raúl García y Villalibre, pero no cambiaron las cosas en el ataque bilbaíno y fue Osasuna el que dispuso de la ocasión para ganar. Pero Unai Simón dejó claro por qué es internacional.