Entregados a sus familiares los restos de dos fusilados en 1936

Pamplona (EFE).- La consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno foral, Ana Ollo, y el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, han entregado este lunes los restos de dos fusilados en 1936 a sus familias, que han destacado que de esta forma «se cierra el círculo» de una historia que nunca debió suceder.

En un acto celebrado en el palacio de Congresos Baluarte de Pamplona, se han entregado a las familias los restos de Manuel Serón Marco y Julio Butrón García, hallados en una fosa común en la localidad de Paternain.

Las identificaciones de Manuel Serón y de Julio Butrón por parte del laboratorio genético de Nasertic se suman a la de Gregorio Albo hace unas semanas.

Los trabajos continúan pese a algunas dificultades técnicas, con el fin de sumar nuevas identificaciones de este grupo de ferroviarios detenido y asesinado en agosto de 1936. Sus restos fueron exhumados en Paternáin el pasado mes de julio en el marco del programa de exhumaciones del Instituto Navarro de la Memoria.

Con Serón y Butrón, son 35 las personas identificadas por el Banco de ADN, y ascienden a 339 los expedientes abiertos por parte de personas interesadas en la búsqueda e identificación de sus familiares desaparecidos tras su detención y cautiverio.

«Se los llevaron y nunca más se supo de ellos»

Mari carmen Lacambra Serón, nieta de Manuel Serón Marco, ha tomado la palabra en este acto para comentar que su abuelo, natural de Villarroya de la Sierra (Zaragoza) y de profesión ferroviario, había llegado destinado a Pamplona procedente de Bilbao en 1934 y era afiliado a la UGT.

Tras el golpe de estado, en 1936, cuando regresaba al trabajo junto a un compañero, «un grupo de falangistas y guardias civiles los estaban esperando. Se los llevaron y nunca más se supo de ellos», ha afirmado.

Lacambra ha mostrado su deseo de que este acto sea también un homenaje a su abuela Carmen y «a tantas otras mujeres que, como ella, se tuvieron que poner a trabajar casi al día siguiente sin tiempo para elaborar el duelo porque, además de quitarles a sus maridos, les habían dejado sin sustento».

La nieta del ferroviario muestra la estrella que llevaba su abuelo cosida en el uniforme. EFE/Iñaki Porto

«Y a todos esos niños que, como mi madre Pilar y mi tío Eduardo, eran tan pequeños que no tenían herramientas suficientes para hacer frente a lo que vivieron y ese dolor les ha acompañado toda la vida», ha subrayado.

La nieta del ferroviario asesinado ha asegurado que «el hecho de que después de tantos años de oscuridad podamos darle ahora la reparación debida y decirle en voz alta que estamos orgullosos de quién fue y de lo que representó es un sueño hecho realidad».

También les permite, ha señalado, «enterrarlo junto a mi abuela Carmen, su mujer, y cerrar así el círculo de una historia que no debió suceder jamás».

«Un día triste, pero también bonito»

Fernando Benito Butrón, nieto de Julio Butrón García, ha lamentado el haber estado «una vida entera» sin saber de su abuelo, que era natural de Sahagún (León) y que llegó a trabajar a la estación de Pamplona solo, ya que conoció a Alicia, la que sería su mujer, en la capital navarra.

«Hoy es un día triste», pero también «bonito», ha declarado, para resaltar que la entrega de los restos de su abuelo «no sé si es un premio o incluso un milagro».

Ollo: «Apostamos por trabajar por una memoria justa»

Por su parte, la consejera Ollo ha recordado que Paternáin, donde fueron encontrados los restos, “es un lugar que desde hace unos meses está unido indisolublemente a la memoria de la violencia desatada en nuestra tierra tras el triunfo del golpe militar de 1936″.

«Tras mucho, demasiado tiempo de silencio y olvido institucional, en los últimos años el trabajo colectivo de instituciones, asociaciones e investigadores permitió el pasado mes de julio dar con tres fosas y que el equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi exhumara diez personas”, ha resaltado.

Asimismo, ha ratificado el compromiso del Gobierno de Navarra con las políticas públicas de memoria, y ha destacado que “no nos resignamos a dejar heridas abiertas si apostamos por trabajar por una memoria justa”. Ha anunciado que en breve se elaborará el plan de exhumaciones de 2023.

En el acto han estado presentes entre otros el presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, Juan Carlos Castillo; el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza; el director del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón; y representantes parlamentarios, autoridades locales del ayuntamiento de Cizur y del concejo de Paternáin, miembros de las asociaciones memorialistas, de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y de Nasertic, familiares y allegados.