Exigen hacer efectivos los derechos de las personas migrantes

Con motivo del Día Internacional de las Personas Migrantes, la Coordinadora Antirracista se ha concentrado este domingo ante el Gobierno de Navarra para exigir a las administraciones estatal, autonómica y municipal que hagan efectivos los derechos de estas personas.

«Migrar es el derecho a una vida digna y en igualdad de condiciones» y por eso, en una época de «tantas cartas con deseos», la Coordinadora ha escrito la suya para «exigir», ha dicho Amaia Redín.

Una carta en euskera y castellano que reclama la regularización de las personas migrantes «sin requisitos ni condiciones» y el fin de los «controles policiales racistas» y de las citaciones de la Brigada de Extranjería para tener «barrios y pueblos libres de racismo, libres de fronteras y checkpints», por lo que denuncian «la colaboración» de las policías navarras en esta política.

La carta exige asimismo al Gobierno foral una política de acogida «real y efectiva» y el derecho a la atención sanitaria universal, a una vivienda digna y al empadronamiento, «convertido de manera perversa en la llave a los derechos fundamentales».

Pide también demanda a los ayuntamientos que garanticen la igualdad de toda su ciudadanía, «una obligación municipal», y denuncia la política migratoria del Estado «que ha convertido las fronteras en espacios de no derecho y de muerte».

50.000 personas migrantes sin derecho a voto en Navarra

Una denuncia que hacen asimismo Oxfan, SOS Racismo, Médicos del Mundo, Amnistía Internacional y Papeles y Derechos Denontzat, entidades que calculan que casi 50.000 personas en Navarra «no tienen derecho a voto aunque aquí vivan, trabajen y paguen impuestos».

En un comunicado conjunto estas organizaciones sostienen que «no es posible la paz en el mundo si no se respetan los derechos humanos ni las libertades fundamentales» y sin embargo las consecuencias del calentamiento global, las guerras, las dictaduras o la falta de oportunidades hacen que 281 millones de personas que viven fuera de su lugar de nacimiento.

Personas que en su huida encuentran, vallas, muros, campos de concentración, frío, hambre, desprotección sanitaria, invisibilidad y en muchos casos la muerte, hasta 1.912 en el Mediterráneo este año según datos de Missing Migrants, de la Organización Internacional para las Migraciones.

Y recuerdan que también este año en España, en junio, se desató en Melilla «la mayor masacre contra la población migrante», con 23 fallecidos según el ministro del Interior y hasta 72 según la ONG Caminando Fronteras, y 470 personas que el Defensor del Pueblo sostiene que se devolvió en caliente, «sin tener en cuenta las garantías legales», mientras que Interior habla de 101 «rechazos en frontera».