Inacio Gomes: “Podía ayudar y por eso no dudé”

Pamplona (EFE).- El joven guineano Inacio Gomes, quien este viernes recibirá el Premio Navarra de Colores por ser «un referente de valores y civismo» y un “modelo positivo de joven y de superación personal”, cuenta en su haber además con el hecho de haber salvado a un hombre de morir ahogado, un momento que rememora señalando que «podía ayudar y por eso no dudé».

Con este galardón el Gobierno de Navarra reconoce a este joven por representar los valores de convivencia y puesta en valor de la población de origen migrante que vive en la Comunidad foral.

Inacio Gomes nació hace 24 años en Calequise (Guinea-Bisáu) y llegó a Navarra a “finales de 2013” para reencontrarse con su familia, ha recordado en una entrevista con EFE: “Primero vino mi padre para buscar una vida mejor y luego nos fue trayendo poco a poco a mi madre y mis hermanos”.

“Al principio fue un poco complicado por no hablar el idioma” reconoce el guineano, como también los “muy pocos” casos que le han ocurrido “con el tema de la discriminación”, aunque asegura estar muy contento en navarra y que “la gente me ha tratado muy bien y me ha recibido con mucho cariño”.

El jurado de Navarra de Colores le entrega el galardón por servir “como inspiración a otros muchachos y muchachas en los numerosos colectivos sociales, deportivos y comunitarios en los que participa”, y es que además de trabajar como jardinero la vida de Gomes gira en torno al baloncesto y al voluntariado.

Gomes juega al baloncesto y enseña también a una niñas. EFE/Iñaki Porto.

Es ala-pivot en el club de baloncesto Larraona Claret de la 2ª División Interautonómica y también entrenador de niñas en el Sagrado Corazón de Pamplona. «Solo intento enseñar a los demás cosas que sé”, se sincera.

Su relación con el voluntariado comenzó con los Pirineos. “Al llegar aquí no los conocía y quería ir” y fue a través de la asociación Transpirenaica Social Solidaria, un proyecto educativo para la integración social de jóvenes en riesgo de exclusión, que cumplió su deseo.

Tras participar un año en la Transpirenaica, al siguiente la asociación le ofreció coordinar a otros jóvenes y desde entonces desempeña esa función para “devolver de otra forma cómo a mi me habían ayudado antes” y «ayudar a otros jóvenes que han llegado como yo y echarles una mano».

Además, otro de los hitos en su currículum ocurrió con las riadas de 2021, cuando la localidad de Burlada quedó anegada, Gomes que se refugiaba de la lluvia bajo un portal, al oír los gritos de auxilio de una mujer acudió en su ayuda salvando la vida a un hombre que se encontraba atrapado dentro de su coche inundado.

“Vino la mujer a pedir ayuda, podía ayudar y por eso no dudé. En caso de que pueda ayudar pues ayudaré”, ha asegurado.
El joven guineano dice sentirse “contento y emocionado” por ganar esta segunda edición del Premio, aunque “en un primer momento no me lo esperaba”, y ha querido dar las gracias por los “agradecimientos y buenos comentarios” que ha recibido desde que este lunes 12 se supiera la noticia.

“A la gente le ha molado la noticia, me han felicitado. Algunos que ya conozco del barrio estaban muy contentos de mí y orgullosos”.

Gomes ha aprovechado para poner en valor este tipo de premios que ayudan “para que nos vean de otra forma” y “que no piensen mal a la primera”. “Hay gente buena y gente mala, tanto inmigrantes como gente de aquí”.