La apertura electrónica de contenedores triplica el contenido de los de residuos orgánicos en Pamplona y su comarca


Pamplona (EFE).- La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) ha triplicado el porcentaje de residuos recogidos en el contenedor de materia orgánica y ha visto aumentar considerablemente los de envases y papel en detrimento del contenido del de “Resto” tras la implantación iniciada hace un año en algunas zonas de su competencia de los contenedores con apertura electrónica.

Así lo señalan los datos facilitados a EFE, que recogen la evolución del contenido de estos recipientes, destinados a basura orgánica, envases, papel y “resto”, en el denominado “Bloque I” de implantación del nuevo sistema. Este corresponde a Mutilva y Sarriguren y a los barrios pamploneses de Mendillorri, Ensanche, Beloso, Lezkairu, Erripagaina y Arrosadía.

En esta zona, desde octubre de 2021 hasta septiembre de 2022 se ha incrementado un 219 % la recogida en el contenedor de materia orgánica, ha bajado un 37 % en la del de resto, ha subido un 55 % en la del de envases y un 29 % en la del de papel.

Además, el porcentaje recogido respecto al generado, una vez eliminados los “impropios”, ha aumentado en este año del 14 al 40 % en orgánica, del 33 al 42 % en envases y del 68 al 76 % en papel.

Un vecino de Pamplona abre con una tarjeta un contenedor con apertura electrónica para depositar restos de basura organica. EFE/ Jesús Diges

Por otro lado, en este mismo bloque de implantación, los kilos recogidos por fracciones de residuos han evidenciado en consonancia una evolución de aumento de la materia orgánica, envases y papel, al tiempo que la fracción “resto” ha disminuido en peso.

Así, en abril de 2021 (antes de la implantación del sistema en este bloque inicial de poblaciones y barrios), del total de kilos recogidos de residuos, la materia orgánica suponía el 6,4 %, los envases el 6,8 %, el papel el 12,3 %, otros el 16,4 % y la fracción “resto” el 58,2 %.

En diciembre de ese año, 3 meses después de habilitar el sistema, la materia orgánica era ya el 15,8 %, los envases el 11,0 %, el papel el 20,8 %, otros el 16,3 % y la fracción “resto” había bajado al 36,0 %.

Los porcentajes de este último mes de septiembre de 2022 confirman la tendencia, con un 16,3 % de materia orgánica respecto al total de lo recogido, un 12,2 % de envases, un 17,8 % de papel, un 17,1 % de otros y el 36,6 % de “resto”.

LOS DATOS RESPALDAN EL PLAN DE LA MCP

Los datos respaldarían así el plan iniciado por la MCP en septiembre de 2021 en ese Bloque I con la entrega de las tarjetas a más de 30.000 viviendas. Se hizo tras una prueba piloto de recogida selectiva de residuos llevada a cabo en Azpilagaña y Nuevo Artica desde junio de 2018, que superó las expectativas al incrementar en más de un 300 % el peso de los residuos retirados a través del contenedor marrón.

Allí antes de la implantación del sistema de tarjetas la materia orgánica no superaba el 17 %, pero se alcanzó un 64 % en Azpilagaña y un 43 % en Nuevo Artica, lo que supone una media de 52 % en ambas áreas.

El siguiente paso ha sido la extensión -todavía en marcha hasta 2023- de estas experiencias al resto de la Comarca de Pamplona para poder alcanzar las exigencias de la Ley de Residuos de Navarra de 2018. Una vez finalizada la implantación del nuevo sistema, en 2024, se dará servicio a 356.000 habitantes (94 % de la población), se habrán repartido 350.000 tarjetas en 175.000 domicilios y establecimientos y se habrán sustituido 4.325 contenedores.

RECOGIDA ORGÁNICA DESDE 2013

La recogida de la materia orgánica en la Comarca de Pamplona arrancó en 2013. Entre ese año y 2016 la Mancomunidad desplegó en toda la Comarca de Pamplona, para unos 330.000 habitantes, el 5º contenedor para depositar la materia orgánica separada en origen en los hogares y establecimientos. El objetivo era alcanzar, en un plazo razonable, el 50 % del total generado.

Los contenedores se abrían con llaves que fueron suministradas a aquellos hogares que manifestaron su deseo de participar en la separación, pero la cantidad de materia orgánica recogida ha estado siempre muy alejada del objetivo inicialmente previsto, de forma que en 2020 solo se recogió mediante el 5º contenedor un 17 % de la materia orgánica generada.

Por otra parte, el Plan de Residuos de Navarra 2017-2027 marcó como objetivos una separación en origen de la materia orgánica del 50 % en 2022 (con un límite adicional del 20% de impropios) y del 70 % en 2027 (con un límite adicional del 10 % de impropios).

Con este sistema de apertura y la diversificación de contenedores se pretende avanzar hacia esos objetivos. Estos parten de la base de unos datos que revelan que en el total de la Comarca, entre enero y septiembre de 2021 se recogieron 6.734 toneladas de materia orgánica, mientras que en el mismo período de 2022 se han recogido 9.461 toneladas, lo que supone un incremento del 43,17 %.

En el caso de la fracción “Resto” en el total de la Comarca, entre enero y septiembre de 2021 se recogieron 63.046 toneladas, y en el mismo período de 2022 se han recogido 54.515 toneladas, lo que supone un descenso del 13,53 %.

OBJETIVO, MINIMIZAR EL ‘BOLSEO’

Uno de los efectos de la implantación del nuevo sistema es el denominado “bolseo” (depositar la basura en el exterior del contenedor), aunque la Mancomunidad advierte de que esta es una práctica generalizada incluso en las zonas en las que no están implantadas las tarjetas o en los materiales de papel, cartón y envases, en donde no hay una apertura con cerradura electrónica.

Sin embargo, se ha comprobado que tras la implantación de la cerradura electrónica, durante las primeras semanas se experimenta un importante incremento de las bolsas en la calle (en algunos casos se multiplican por tres) y posteriormente, cuando el sistema se estabiliza, se produce un descenso.

Así, los datos del último año en el Bloque I de implantación del sistema de apertura electrónica contabilizan 14,4 bolsas fuera de lugar por cada 1.000 habitantes. Esta media ha ido disminuyendo en esas zonas con apertura electrónica de los contenedores a 10 por cada mil habitantes en el último trimestre, 10,3 en el último mes y 9,8 en la última semana. Mientras, en el total de la Comarca (contenedores con y sin apertura con tarjeta) la media de bolseo por cada mil habitantes fue de 7,9 en el último año, de 7,4 en el último trimestre, de 7,8 en el último mes y de 8,9 en la última semana.

Edición: María Montoya