La Mano de Irulegui, el texto más antiguo en lengua vascónica

Pamplona (EFE).- Los arqueólogos han hallado en el poblado situado junto al castillo de Irulegi, en el valle navarro de Araguren, una mano de bronce con un texto de cuatro líneas, del que se ha podido identificar una palabra, un hallazgo «excepcional», ya que se trata del «texto más antiguo en lengua vascónica».

De «extraordinario» ha sido calificado el hallazgo de este texto de cuatro líneas, en el que solo han podido traducir la palabra «sorioneku», que vendría a significar buena suerte, han explicado los expertos.

Una pieza de mediados de la Edad de Bronce

La mano, datada en el primer cuarto del siglo I antes de cristo, tiene un pequeño agujero para ser colgada en la puerta de entrada de una casa, a modo de objeto ritual protector del hogar.

La pieza ha sido encontrada en el marco de las excavaciones que se están llevando a cabo en el poblado de Irulegi (Valle de Aranguren). Este poblado fue habitado entre la mediados de la Edad del Bronce (s. XV a XI a.C) y final de la Edad del Hierro (s. I a.C) y destruido por un ataque de tropas romanas.

La pieza muestra un excepcional estado de conservación. EFE/Iñaki Porto

La llamada “mano de Irulegi” se ha conservado en buen estado al quedar sepultada y sellada por un muro de adobe de la época. Fue hallada el 18 de junio de 2021, junto a la entrada de una de las viviendas excavadas en el yacimiento. Pero la inscripción no ha sido descubierta hasta el 18 de enero de 2022, cuando se iniciaron las labores de limpieza y restauración.

La pieza es una lámina de bronce, cuya pátina contiene un 53,19 % de estaño, un 40,87 % de cobre y un 2,16 % plomo, algo habitual en aleaciones antiguas. El objeto está recortado para representar la forma de una mano derecha algo esquemática, pero de tamaño natural.

La lámina es lisa en el lado de la palma, pero en el lado del dorso presenta la forma de las uñas, aunque no se han conservado, debido a su fragilidad, las correspondientes a los dedos anular, corazón e índice. Mide 143,1 milímetros de altura, tiene un grosor de 1,09 milímetros y una anchura de 127,9, mientras que su peso es de 35,9 gramos.

«Sorioneku», la clave del hallazgo

La inscripción consta de cinco palabras (40 signos) distribuidas en cuatro líneas. El alfabeto empleado para escribir el texto pertenece a la familia de los semisilabarios ibéricos. Sin embargo presenta algunas características que llevan a catalogarla como un subsistema específico del territorio vascón, entre ellas el uso del signo T, no presente en otros subsistemas.

La traslación de la inscripción al alfabeto latino es la siguiente:

sorioneku · {n}

tenekebeekiratere[n]

oTirtan · eseakari

eraukon ·

Destaca el parecido entre la primera palabra (sorioneku) y el vocablo vasco zorioneko (de buena fortuna, de buen agüero). El resto de la inscripción no ha podido ser descifrada hasta el momento.

En consecuencia, la “mano de Irulegi” introduce novedades significativas en el mundo arqueológico y lingüístico. Por un lado, confirma la existencia de un sistema gráfico específico, derivado de una variante del signario Ibérico, llamado “signario vascónico”. Además, certifica el empleo de la lengua vascónica en el área geográfica en el que ha sido descubierta a inicios del siglo I a.C., hace más de 2.000 años.

Según los investigadores, la inscripción representa el texto antiguo más extenso en lengua vascónica conocido hasta el momento. Junto a los testimonios de las monedas acuñadas en esta zona y otros epígrafes, cuya atribución es debatida, viene a mostrar el uso de la escritura por parte de los antiguos vascones. Sería por tanto un episodio de alfabetización que, por lo que hasta el momento se conoce, parece haber sido relativamente modesto.

El testimonio supone también una singularidad por lo que respecta a la tipología y morfología del soporte (una mano clavada con los dedos hacia abajo) y a la técnica inscriptoria empleada (punteado después de un esgrafíado).

Una pieza «extraordinaria y excepcional»

Javier Velaza, experto en epigrafía y catedrático de Filología Latina en la Universidad de Barcelona, ha afirmado en la presentación del hallazgo que ésta es «una pieza extraordinaria y excepcional». «No hay ninguna inscripción que conozcamos en todo el mundo clásico, griego ni romano, sobre un soporte con forma de mano», ha añadido

El catedrático Javier Velaza da explicaciones sobre las inscripciones halladas en la pieza. EFE/Iñaki Porto

En ese sentido, Joaquín Gorrochategui, experto en paleolingüistica y catedrático de Lingüística Indoeuropea en la Universidad del País Vasco, ha insistido eh que «la pieza es realmente excepcional». Ha subrayado que presenta unas características que la hacen «vascona» y no genéricamente «ibérica».

Sobre la lengua utilizada, ha indicado, «poco se puede decir». De la primera línea, ha apuntado, «sorprende que, si esto es ‘sorioneku’, sea tan antiguo, es una sorpresa». Se trata, ha matizado, de «una hipótesis dura, potente, pero no deja de ser una hipótesis». Ha recordado en este sentido que hay «otras tres líneas más para leer» y ha reconocido que se quedaron «de piedra» porque no entienden nada.

«En euskera yo no diría» que está escrita, sino «en lengua vascónica», ha declarado el catedrático. Ha precisado que «es un texto que podríamos llamar, por decirlo de alguna manera, porque hay que nombrar algo, vascónico».

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha definido el hallazgo como “un hito histórico de primer orden”. Supone “un salto como pocos en el conocimiento que hasta ahora teníamos de nuestra historia y nuestra cultura”, ha concluido.